Que se vayan del poder, la única medida que espera el pueblo

El castrismo maniobra para mantenerse a flote a costa de las familias, como con la reciente limitación del dólar en efectivo, pero cada vez es más evidente la verdadera solución de Cuba. El cineasta Carlos Lechuga da su opinión
Raúl Castro y Díaz Canel, líderes de la dictadura castrista. Foto: AFP
 

Reproduce este artículo

Las reacciones al anuncio realizado este jueves por autoridades económicas del régimen, que en la Mesa Redonda informaron la prohibición de depositar en bancos de la isla depósitos de dólares en efectivo, no se hicieron esperar y no son nada favorables al gobierno castrista.

Carlos Lechuga, director de cine y columnista de medios independientes, criticó que los dirigentes del régimen, mediante la prensa oficial, “con tremendo cinismo anuncian eso de 'nuevas medidas que son de interés para el pueblo'”.

El cineasta y escritor publicó en su perfil de Facebook las que, a su juicio, son “las únicas medidas que todos estamos esperando, los cubanos y las cubanas de a pie, de allá [el exilio] y de acá”, tras décadas de castrismo que intenta reciclarse y mantenerse a flote.

El artista emplazó directamente al régimen, mostrándoles el sentir de la mayoría deseosa de saber “que ustedes van a dejar el gobierno y van a poner a un lado las guayaberas gordas esas y van a irse a trabajar de sol a sol al campo”.

Otra cosa que sí interesaría al pueblo, más allá de los manejos maquiavélicos del régimen sería que “que van a entregar todas las mansiones esas de la FMC [Federación de Mujeres Cubanas], los hoteles de 'lujo', las casas del Partido [Comunista] y se las van a entregar a los que tienen problema de la vivienda”.

Lechuga sueña con un día enterarse “que van a soltar a todos los presos políticos y van a permitir el ejercicio del disenso y la protesta pacífica”.

También, “que van a acabar con la guerra económica que [los dirigentes] tienen contra su propio pueblo y van a dejar que la gente salga adelante sin ningún problema”.

Para el cineasta, en el gobierno lo que hay es un “descaro disimulado con grandes 'batallas' contra el imperialismo”, y desea que algún día “cualquier tipo de ayuda o de moneda sirva para que los cubanos de aquí no pasen más hambre”.

Otra verdadera noticia sería “que van a dejar que la isla se vuelva a llenar de jóvenes y van a retirar [a] tanto policía y militar represor”; o que “van a echarse a un lado a ver si nuestros padres y abuelos vuelven a recuperar un poco de la esperanza y la ilusión que entregaron a este sistema enfermo”.

Carlos Lechuga exigió al régimen: “Dejen que la gente viva. Apártense, llevan 60 años echándola fula. Abajo el vampirismo. Gandíos que son. Bajanda. No les dio la cuenta. Adiós”.


 

Régimen, fuente memes y nada más

Yunior García, otro artista cubano crítico, llamó la atención sobre las incoherencias de la estrategia oficial, si algún plan hubiese: “Hace solo tres semanas Cadeca [Casas de Cambio] se quejaba de un déficit significativo de divisas, y por tanto, se 'veían obligados' a suspender el servicio de recanje en aeropuertos internacionales”.

García continuó fustigando que en el programa de la televisión oficialista Mesa Redonda, “así, sin más, los directivos del BCC [Banco Central de Cuba] nos dicen que ahora 'se ven obligados' a no aceptar depósitos en dólares, porque existe una cantidad desproporcionada de efectivo en las bóvedas. ¡Madre mía!”

“¡La mismísima incoherencia de las medidas temporales, coyunturales y/o especiales que nos lanzan [los dirigentes] un día sí y otro también, nos convierten en el último lugar donde un inversionista serio pondría su dinero!”

El dramaturgo, actor y director considera que “este gobierno, en lo único que ha sido muy, muy eficiente, es en estimular la producción de memes”.