Proyecto italo-cubano mejorará acceso al santuario del Cobre

Un proyecto de colaboración internacional que desarrollan hoy la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC) de Santiago de Cuba y el Instituto Ítalo-Latinoamericano (IILA),  prevé el mejoramiento de las rutas de acceso a la localidad del Cobre y a sus principales sitios de interés patrimonial, entre ellos la célebre Santa Basílica de la Virgen de la Caridad.

Medios oficiales cubanos anunciaron que antes de que termine el año se intervendrán viejas carreteras en mal estado para mejorar el acceso a la iglesia de la Patrona de Cuba, al antiguo yacimiento y a la mina a cielo abierto devenida laguna azul, al Monumento al Cimarrón y a la plaza Agustín Cebreco.

En la actualidad El Cobre se revaloriza como polo turístico con el funcionamiento del hotel Los Peregrinos y la construcción de la instalación Los Mineros, y el proyecto de rehabilitación de esas carreteras ayudará a dar mayor facilidad de acceso a estos dos sitios.

 

Hace al menos cinco años que especialistas de la OCC y otras entidades comenzaron a trabajar en la elaboración de un Plan de Manejo de esta área patrimonial donde se identificaban las zonas de mayor importancia cultural, minera, religiosa e histórica, y se mostraban los problemas que necesitaban solución, como el estado de las vías.

El Cobre fue declarado Monumento Nacional en el año 2012 como reconocimiento a su alto valor histórico, etnológico y etnográfico, por ser sitio de rebeliones de esclavos, con una riqueza cultural inestimable y trascendente por albergar en su geografía al santuario de la Virgen de la Caridad.

Ese territorio es considerado, además, lugar de altos valores espirituales relacionados a la Patrona de Cuba pues en sus predios está el templo que acoge a la Virgen de la Caridad del Cobre y los restos de edificaciones antiguas donde se ha venerado por siglos su imagen.

Además, la Santa Mambisa es por mucho uno de los principales impulsores de la vida cultural, económica, religiosa y social de la localidad, pues alrededor de ella se mueve un complejo entramado de venta de artesanías.

También importante es el patrimonio industrial que atesora y que abarca las minas de cobre y el emplazamiento donde se fraguaron las primeras sublevaciones de esclavos africanos. Relacionado y muy contemporáneo son las grandes excavaciones a cielo abierto que, inundadas hoy de agua, son una hermosa poza azul visitada por turistas cubanos y extranjeros.

La iglesia, el pueblo y esta gran laguna azul, que se dice cambia de color según el ángulo de visión, hora del día y concentración de las sales en el agua, completan una de las vistas más espectaculares de Santiago de Cuba.