Profesor expulsado de su trabajo escapa de Cuba

Julio Adriel Merladet fue expulsado de su trabajo por hacer uso de su libertad de expresión en octubre de 2021.
Julio Adriel Merladet. Foto tomada de su perfil en Facebook
 

Reproduce este artículo

El joven cubano Julio Adriel Merladet Olazábal, profesor de Historia, escapó del país después de ser expulsado de su centro de trabajo en el mes de octubre de 2021 por emplear sus redes sociales para criticar el sistema de Salud Pública, informó CiberCuba.

El granmense salió a través de Nicaragua a principios de febrero y actualmente se encuentra en la Ciudad de México, con planes de llegar a la frontera con Estados Unidos, donde pedirá asilo político.

Cuando decidió salir, separándose de su esposa y su hija, pidió prestados 7000 dólares, que tendrá que pagar cuando logre legalizar su estatus migratorio en Estados Unidos y comience a trabajar.

"Prefiero que mi hija me vea un tiempo a través de la pantalla de un móvil antes que sepa que estoy preso en Cuba", dijo al citado medio.

"Todo este sacrificio es también para darle un futuro mejor a mi niña, mi esposa y el resto de la familia. Cuando uno pasa por este camino ve de todo, pero por suerte me queda poco y si Dios quiere en unos días podré llegar", agregó.

De 26 años y residente en Jiguaní, provincia Granma, Merladet fue reprimido por hacer uso de su libertad de expresión con una medida disciplinaria que lo separa del sector de Educación por tres años.

Así lo aseguró en una directa en Facebook, donde afirmó que su caso es otro más que demuestra la falta de libertades individuales en Cuba y que la sanción viola el artículo 54 de la Constitución aprobada en 2019, que establece el derecho a la libre expresión para todos los ciudadanos de la República.

“De los once millones de cubanos, la mitad no está de acuerdo con lo que pasa en el país, pero no todos se atreven a decir lo que piensan”, dijo Merladet en ese entonces.

La medida tomada contra él afectó su economía familiar, en tanto es hombre casado y padre de una niña de 11 meses. No obstante, desde que lo expulsaron de su trabajo, aseguró que continuaría haciendo lo que todos los cubanos para sobrevivir: vender al por menor en las calles.

“Quieren obligarme a que cometa algún delito para meterme preso, pero no se lo voy a permitir, porque eso es lo que hacen con todos los que piensan diferente”, expresó el profesor.