¿Por qué están en huelga los 'boteros' cubanos?

Representantes de los transportistas privados cubanos, popularmente conocidos como 'boteros', han interrumpido labores en toda la isla luego de dar a conocer al Gobierno cubano cinco demandas, cuyo cumplimiento consideran indispensables para regresara trabajar con normalidad.   

Tras la entrada en vigor este mes de nuevas regulaciones para el transporte privado de pasajeros, la Asociación Cubana de Transportistas Autónomos (ACTA) en las provincias de La Habana, Mayabeque y Artemisa, afirmó en un manifiesto titulado "Somos trabajadores, somos cubanos" que no volverá a ofrecer sus servicios hasta que las autoridades cumplan con sus condiciones.​

Entre las exigencias de los transportistas, se encuentran la libertad de movimiento, una sola licencia operativa de pasajeros, el permiso para trabajar en todo el país, incluidas zonas turísticas; asignar la cantidad de combustible según consumo y poner fin al tope gubernamental de los precios.

Esteban Hernández González, coordinador para la región occidental de la Coalición de Cuentapropistas de Cuba, de la cual es parte ACTA, declaró a Radio Martí que todavía las autoridades no han respondido a su petición, aunque en los últimos días hay señales de una disminución de la represión en contra de los transportistas que se mantienen dando servicio sin hacer caso de las regulaciones. "Cerca del 70 u 80 por ciento no está trabajando para tratar de lograr que el gobierno se siente a negociar, a buscar una alternativa", aseguró el representante.

El 1 de febrero pasado, comenzó a aplicarse un nuevo ajuste en las normas de funcionamiento del transporte privado, que desde 2018 ha sufrido varios "experimentos" gubernamentales, prohibiciones y cambios en las regulaciones oficiales.

A partir de febrero, los taxistas en La Habana están obligados a cobrar un máximo de 10 pesos (CUP) por pasajero para los vehículos de hasta 14 pasajeros, y hasta 5 para camiones y camionetas. Esas tarifas rigen todo el día y para cualquier recorrido, con algunas excepciones.

A esas nuevas regulaciones, se suma ahora la escasez de combustible en la isla.

Los llamados 'boteros' se encargan actualmente del traslado del 80 por ciento de los pasajeros, por lo que consideran que el gobierno tendrá que escuchar sus reclamos, concluyó Hernández.

"Si usted recorre los puntos de control de la capital con las provincias, se da cuenta de la concentración de población que hay. Más del 80 por ciento de esa demanda de transporte se cubría sobre la base del transporte privado. El Ministerio de Transporte no tiene capacidad para eso. No hay equipos, no hay medios", subrayó.