Seguridad del Estado amenaza a Eralidis Frometa por su activismo político

Eralidis Frómeta, esposa del periodista y preso político Lázaro Valle, fue amenazada por la Seguridad para que abandone sus esfuerzos por unir a familiares de manifestantes del 11J
Eralidis Frómeta, opositora cubana
 

Reproduce este artículo

Este martes 18 de enero en horas del mediodía, fue citada para la estación policial de Zapata y C la activista prodemocrática Eralidis Frómeta Polanco, esposa del periodista independiente Lázaro Yuri Valle Roca, quien se encuentra prisionero en el penal de máximo rigor del Combinado del Este.

El objetivo de esta citación fue amenazarla por sus actividades contestarias, en particular por sus esfuerzos de unir a los familiares de los manifestantes del 11 y 12 de julio de 2021 en un movimiento que abarque todo el país, declaró Frómeta a ADN Cuba.

“No quise firmar ninguna carta de advertencia, me negué rotundamente. El oficial de la Seguridad del Estado que me interrogaba buscó a dos policías de la estación, para que fungieran como testigos en la supuesta entrevista y fueron quienes firmaron el documento”, explicó.

La activista añadió que “esta es la segunda carta de advertencia que me levantan por la misma causa, que ellos llaman 'instigación para delinquir'. La primera ocurrió el 7 de enero de 2021”.

Eralidis Frómeta realiza una intensa labor de denuncia en las redes sociales, para exigir la liberación de su esposo Lázaro Yuri Valle Roca, quien es miembro de la coalición unitaria Compromiso Democrático y director del grupo Delibera. También exige la liberación de todos los presos políticos que actualmente se encuentran encerrados en distintas prisiones a lo largo de todo el país.

Su esposo fue detenido el 15 de mayo de 2021, por cubrir como reportero independiente el lanzamiento de octavillas a favor de la libertad en una calle de La Habana. Aquellos impresos contenían frases de los próceres de las luchas por la independencia contra el colonialismo español, Antonio Maceo y José Martí.

Lázaro Yuri Valle Roca estuvo incomunicado en el cuartel general de la policía política, conocido como Villa Marista, durante varios meses. Allí protagonizó una huelga de hambre que depuso tras sufrir un fallo renal que le afectó seriamente la salud y del que todavía no ha sido tratado por un personal médico.

El 11 de enero la esposa del prisionero político difundió una carta enviada por Lázaro Yuri Valle Roca desde la cárcel. “Dejo mi legado (…) y mis convicciones bien claro, por si mañana me muero, por si la soberbia de los dictadores me condena con el fin de debilitar mi espíritu y mis ideales”, expresó.

“Hoy vemos cómo, por sólo tirar unas piedras, una multitud hambrienta, cansada de tantas mentiras y promesas incumplidas es sancionada a 20 y 25 años de prisión, golpeada y vejada por las fuerzas represivas”, escribió el opositor en el documento.