Babastro: Negar la entrada a Cuba a Karla Pérez es abusivo y prepotente

“Me encantaría verlos defender la bajeza de impedir a una joven abrazar a su padre. Rompieron a Cuba y ahora no quieren ni devolverla, ni pedir disculpas”, recalcó el joven realizador
Babastro: Negar la entrada a Cuba a Karla Pérez es abusivo y prepotente
 

Reproduce este artículo

El realizador audiovisual Asiel Babastro, director del videoclip del popular tema “Patria y Vida”, se pronunció este viernes 19 de marzo en sus redes sociales sobre la negativa del régimen cubano de permitir entrar a su país a la joven periodista Karla Pérez González.

“Ahí está el ejemplo de la indolencia y la poca importancia que le da el gobierno a sus ciudadanos. Negar la entrada a Cuba a Karly Sut [como se identifica la reportera en su perfil de Facebook] es totalmente abusivo y prepotente”, afirmó el Babastro.

La periodista y editora de ADN Cuba, Karla María Pérez, quien quedó varada en Panamá luego de que las autoridades de la isla le impidieran entrar a su país, regresó a San José, Costa Rica, sobre las 10:00 p.m., hora local, para pedir asilo político.

En su publicación en Facebook, Babastro, recalcó: “Es también un acto de violencia, de escarnio y muestra lo poco que les preocupa la opinión pública y la connotación de este acto para las libertades de la gente que quiere volver a su país y ver a su familia, contrarrestar una distancia impuesta por el régimen”.

“Que peligroso es permitirle a funcionarios públicos que te retiren la potestad sobre las calles de siempre, sobre la patria. Esto no tiene una justificación más allá de la agenda de odio que promueve desde los primeros actos de repudio la revolución cubana, desde mucho antes, ese fantasma que pretende hacernos creer que está vivo bajo la demagogia de un gobernante pichiflojo”, subrayó el premiado realizador.  

“Me encantaría verlos defender la bajeza de impedir a una joven abrazar a su padre. Rompieron a Cuba y ahora no quieren ni devolverla, ni pedir disculpas”, concluyó Babastro.

Jorge Luis Pérez Posada, padre de la periodista habló con ADN Cuba sobre la situación de su hija, a la que no la abrazan hace cuatro años. “Estamos aquí todos destrozados con la noticia de que Karla no pudo venir porque la pararon el vuelo en Panamá para venir a Cuba”, apenas puede decir a la cámara entre lágrimas.

“Se podrán imaginar toda la situación. Todo el mundo esperándola aquí, después de cuatro años lejos de nosotros. Pensamos que después de la expulsión de la Universidad, pensamos que no fueran capaces de hacer tanto (…) Cuatro años sin venir a Cuba, sin ver a su país, porque ella es cubana. Hacerle esto. Cuando la expulsan de la Universidad yo hablaba con la gente ahí, que como le iban a hacer eso a una niña de 18 años. Botarla, negarle sus derechos de estudio. Después de cuatro años vuelven a hacerle lo mismo. Han acabado con la vida de una persona, han acabado con su familia”, denunció el padre desde su hogar en Cienfuegos.

Tras concluir sus estudios en la Universidad Latina de Costa Rica, Pérez había planificado volver a la isla para reunirse con su familia y seguir realizando su labor de periodista, pero en el aeropuerto de Tocumen, —escala antes de aterrizar en La Habana—, en un audio enviado a los directivos de Copa Airlines un funcionario del régimen advirtió a la aerolínea que la joven de 22 años no podía regresar al país que la vio nacer.

Karla Pérez ingresó a la nación centroamericana en mayo del 2017, después de una propuesta de El Mundo para realizar una pasantía permanente que le permitiría finalizar sus estudios universitarios, tras ser expulsada de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas por colaborar con el blog del grupo disidente Somos+, aborrecido por el castrismo como cualquier otra organización contestataria. 

Quedó claro desde el primer momento que la prohibición no estaba relacionada con algún trámite mal hecho por Pérez: su pasaporte estaba en regla; llevaba el resultado negativo de una prueba PCR, como exigen las autoridades cubanas. En el audio, el funcionario subrayaba el carácter arbitrario de esa decisión injusta.

El gobierno cubano, a sabiendas de que tenía prohibida la entrada a la isla, igualmente le había hecho pagar el aislamiento en uno de los hoteles, donde pasaría el período de cuarentena requerido antes de ingresar plenamente en el país.