Mutilado en Angola y traicionado por la Revolución

Osvaldo Núñez Angulo, veterano de la guerra de Angola, denunció en redes sociales la precaria situación de vida que enfrenta luego de ser abandonado a su suerte por el gobierno.
Osvaldo Nuñez Angulo, veterano de la guerra de Angola
 

Reproduce este artículo

Osvaldo Núñez Angulo, veterano de la guerra de Angola, denunció en redes sociales la precaria situación de vida que enfrenta luego de ser abandonado a su suerte por el gobierno cubano, con una chequera mensual que no le alcanza para vivir.

"Ya no nos queda nada que vender. Ya lo que nos queda en esta casa... no tenemos cómo. Porque con 1320 pesos de chequera, con eso no vive nadie y eso lo sabe Diaz Canel y lo sabe toda la gente" explicó al referirse a su situación actual.

Según refiere el veterano, tanto él como su esposa renunciaron a la militancia en el Partido comunista de Cuba desde inicios de la década de los noventa, luego de una larga trayectoria por las organizaciones políticas del régimen.

"Mi esposa y yo renunciamos al Partido Comunista de Cuba, del cual éramos militantes y yo fundador desde la JR y mi esposa que fue hasta militante de la UJC y del partido, y renunciamos en 1991 y ahí empezaron nuestros problemas y nuestros avatares, porque fuimos circulados por todos los núcleos del partido como personas desafectas a la Revolución" aseguró Nuñez Angulo.

Luego de ser abandonado a su suerte, el excombatiente comenzó a manifestar su descontento con el régimen, pues se siente traicionado por el sistema por el cual puso en riesgo su vida.

"El primer letrero que yo pongo, lo pongo ahí en las afueras en la pared de la casa, en la fachada, que decía "Mutilado de Angola y traicionado", porque me habían dejado con una chequera de 220 pesos nada más, que con eso yo no podía vivir, igual que en estos momentos con 1320 MXN de chequera" denuncia en el video subido a las redes sociales.

A lo largo de la historia, el régimen ha mostrado sin reparos su desprecio hacia las clases populares, demostrando que se trata de ciudadanos desechables en el llamado "proceso de construcción del socialismo".

En este tenor, uno de los sectores más afectados son los veteranos, quienes no solo arriesgaron todo por consolidar el sistema y construir su imagen libertadora e internacionalista, sino que además han sufrido el rechazo y la invisibilización del gobierno, quedando en un estado de total desamparo y precariedad.