Militante del PCC: "Después de estar enfermo nadie se preocupó por mí"
Actualmente conserva su carnet del Partido y dice que seguirá defendiendo la Revolución
 

Reproduce este artículo

Jorge Luis Calzadilla, residente en Holguín, dedicó sus mejores años a la llamada Revolución cubana. Ahora está enfermo y no lo dejan ni entrar a su antiguo centro de trabajo donde fue Vanguardia Nacional.

Calzadilla, quien se desempeñó como soldador por 29 años, contó a ADN Cuba que le introdujeron una bacteria por mala manipulación en el Hospital Clínico Quirúrgico de Holguín, lo que lo llevó al coma.

 

 

Además se le paralizó el páncreas, riñones, e hizo un coma diabético y a partir de ahí ha sido un enfermo de por vida.

"Después que me sacaron la bacteria hice una neoplasia y me salieron cuatro quistes en la vejiga. No me acordaba de cosas, me perdía cada vez que salía a la calle. Pasé un año de certificado médico", agrega.

Luego de ese tiempo, los médicos alegaron que no podían jubilarlo por enfermedad profesional del trabajo porque el técnico al que este se subordinaba no le hizo el expediente.

Al notar la injusticia que se estaba cometiendo en su contra, Jorge Luis realizó varias reclamaciones, una de ellas dirigida al gobernante, Miguel Díaz-Canel.

Posteriormente llegaron a su vivienda dos funcionarias, una del Partido Comunista, ya que este es militante y fotocopiaron su historia clínica y lo llamaron después para decirle que el órgano de trabajo del municipio Báguano no estaba de acuerdo porque se había ido de término.

"Creo que no me dieron las cosas que tenían que darme. Fui vanguardia nacional, delegado directo al Congreso, hice 15 veces el contingente Jesús Menéndez. Fui dirigente sindical, soldador por más de 29 años y jefe de brigada. No he recibido ningún beneficio", lamentó el holguinero.

Actualmente conserva su carnet del Partido y dice que seguirá defendiendo la Revolución con o sin él.

"Defiendo esta Revolución hasta donde llegue, pero creo que no han sido consecuentes conmigo. Vivo solo de mi pensión. Mi derecho me lo consumieron, no me dieron lo que me tocaba y merecía", concluyó.