Meliá involucra a Gaviota en demanda por “enriquecimiento injusto”
La cadena hotelera española cree que su socio en Cuba debe responder a la misma demanda, abierta por los Sánchez Hill en Palma de Mallorca
Gaviota Cuba
 

Reproduce este artículo

El caso Meliá en la demanda de la familia Sánchez Hill amenaza con salpicar más al régimen cubano en un juzgado de Palma de Mallorca, luego que la empresa española expresara que su socio en la isla, la empresa Gaviota debe igualmente responder a la misma.

Según el diario Vozpópuli Meliá cree que su socio cubano, Gaviota, también debería responder al pleito abierto por los familiares de origen cubano, Sánchez Hill y esto supondría demandar al régimen de forma indirecta.

¿Cuál es la demanda? La familia de origen cubano presentó hace algo más de un año una demanda contra Meliá por la explotación de los hoteles Paradisus Rio de Oro y Sol Rio y Luna Mares, ambos ubicados en unos terrenos que les fueron confiscados (que no expropiados, porque no hubo indemnización) luego de la llegada del castrismo a la isla.

La familia, que reside en EE.UU, sustenta su demanda en el llamado enriquecimiento injusto, por el que reclama a la compañía una indemnización por beneficiarse de forma presuntamente ilegal de la explotación de unos terrenos que pertenecían a sus familiares.

¿Qué dice el juzgado en Palma de Mallorca? El Juzgado de Primera Instancia número 24 de Palma de Mallorca celebró este 24 de noviembre una breve audiencia previa entre Meliá y la familia Sánchez Hill.

En esa audiencia verbal se le comunicó a ambas partes que las leyes españolas creen  que sería jurídicamente correcto ampliar la demanda contra la estatal cubana Gaviota, la dueña de los hoteles que Meliá gestiona en Cuba.

Según fuentes consultadas por Vozpópuli, la jueza entiende que si lo que se va a juzgar es un posible caso de enriquecimiento injusto, Gaviota, el socio cubano de Meliá también tiene que incluirse en el proceso como demandado. Se entiende que la demanda es incorrecta tal y como está planteada ahora mismo.

Meliá se escuda en que ellos tienen el contrato de gestión de los hoteles, pero la propiedad de los edificios es del régimen cubano. Por tanto, ambas participan del negocio y ambas deben responder conjuntamente de cualquier acusación.

El medio cree que la inclusión de Gaviota en el proceso no se presenta como un asunto fácil porque aunque opera como una sociedad mercantil, su capital pertenece en su totalidad al régimen cubano, por lo que sería como demandar al estado, con todas las implicaciones diplomáticas correspondientes.

Los Sánchez Hill tienen la opción de recurrirla o bien hacer caso a la jueza y ampliar la demanda contra Gaviota. Meliá, por su parte, ya manifestó que incluirá a Gaviota. En cualquier caso, informan que la última palabra la tendrán los Sánchez Hill.

Meliá siempre ha dicho que el caso terminará en nada, pero es real que se ha convertido en un importante quebradero de cabeza para la compañía española, al punto de que el consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer tiene prohibida la entrada a Estados Unidos.