Más de 500 réplicas en el suroriente de Cuba luego de terremoto

Las réplicas pueden suceder hasta un año, hecho normal en este tipo de fenómenos de gran magnitud, explicó a la prensa, Enrique Arango, jefe del Servicio Sismológico Nacional
Réplicas terremoto Cuba
 

Reproduce este artículo

El Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas, de Santiago de Cuba, mantiene una vigilancia constante en relación con el sismo ocurrido este martes a unos 125 kilómetros al suroeste de Cabo Cruz, en Granma.

Continuas réplicas reportó ayer el Cenais, tras el terremoto de magnitud 7,1 que sacudió la víspera el suroriente de Cuba.

El doctor en Ciencias Bladimir Toirán, presidente del Consejo Científico del referido centro, informó que en las últimas horas de ocurrido el evento se han reportado más de 500 réplicas, distribuidas en dos zonas de la Falla Oriente.

La primera de la zona reporta apenas un 30 por ciento de esos movimientos sísmicos, mientras que con el 75 aparece la segunda en la zona de Isla Caimán, como resultado de la activación de otro segmento de la Falla Oriente.

Concentradas a unos 300 kilómetros al oeste del terremoto principal, al sur de Islas Caimán, las réplicas pueden suceder hasta un año, hecho normal en este tipo de fenómenos de gran magnitud, explicó a la prensa, Enrique Arango, jefe del Servicio Sismológico Nacional.

De acuerdo con datos oficiales, los últimos movimientos ocurrieron con epicentros a 332 kilómetros al suroeste de Trinidad, centro del país, con 2.8 grados en escala Richter, y a 30 kilómetros al sur de Caimanera, Guantánamo, con 2.4 grados.

La alarma suena de manera permanente, pues se activa automáticamente y va ofreciendo los datos de cada terremoto con su magnitud y profundidad, explicó el también vicedirector técnico del Cenais.

El especialista insistió en la necesidad de mantener la calma y estar alertas sobre todo a las autoridades y la población del oriente del país.

El segundo evento perceptible del 2020 en Cuba sucedió el martes a las 14:10, hora local, al oeste-suroeste de Cabo Cruz, en la oriental provincia de Granma.

Localizado en las coordenadas 19.34 grados de Latitud Norte y los -78.79 grados de Longitud Oeste, con una profundidad de 20,7 kilómetros, el movimiento telúrico fue perceptible en casi todo el territorio cubano.