Manifestantes de Obispo continúan detenidos bajo amenazas de instrucción penal

Más de 10 personas continúan arrestadas luego de la protesta pacífica en La Habana el pasado 30 de abril para conocer el estado de salud de Luis Manuel Otero.
Manifestantes-Obispo
 

Reproduce este artículo

Más de 10 personas continúan arrestadas luego de la protesta pacífica en La Habana el pasado 30 de abril para conocer el estado de salud de Luis Manuel Otero, quien se encontraba en huelga de hambre y sed.

Según CubaNet, permanecen detenidos Mary Karla Ares González, Thais Mailen Franco Benítez, Esteban Lázaro Rodríguez López, Félix Modesto Valdés Díaz, Douglas Batista Savigne, Nancy Vera, Yuisan Cancio Vera, Lara Yumila, Luis Ángel Cuba Alfonso e Inty Soto Romero.

Ares González, periodista del Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP), “está siendo instruida policialmente por un supuesto delito de desorden público”, por reportar directamente la represión de la policía allí, informó la institución en una nota de prensa.

Ares González y Thais Mailen Franco Benítez están recluidas en la unidad de instrucción penal de 7ma y 62, en el municipio Playa, La Habana. Es probable que Franco Benítez y el resto de los detenidos enfrenten el mismo proceso penal por el delito de “desorden público”, aseguró CubaNet.

Los manifestantes pretendían llegar hasta la sede del Movimiento San Isidro (MSI), ubicado en la calle Damas 955 y cercada por fuerzas del régimen desde hace semanas.

Ante la resistencia de las fuerzas policiales, se sentaron e hicieron desobediencia cívica y pacífica, en un pequeño parque de las calles Obispo y Aguacate (Habana Vieja), soportando la embestida policial y de la Seguridad del Estado.

Ante la violencia policial y los intentos de arrestarlos, los activistas comenzaron a corear consignas que fueron secundadas por decenas de personas que no participaban, en principio, en la manifestación.

La organización de derechos humanos Cubalex compartió imágenes de uno de los principales agentes agresores: “ha golpeado a mujeres y hombres de la oposición. Este hombre apagó un cigarro en el rostro de una Dama de Blanco. Se le conoce como el agente Camilo”.

Entre los detenidos estuvo el joven Leonardo Romero Negrín, quien sacó un cartel en el que podía leerse la siguiente demanda: “Socialismo sí, represión no”.

Para la periodista independiente Camila Acosta, que un joven que cree en el socialismo haya apoyado a Luis Manuel Otero Alcántara y a los disidentes cubanos, “dice mucho de los cambios que se están generando, de la solidaridad”.

Tal proceder viola incluso artículos de la constitución del régimen aprobada en febrero de 2019, específicamente el 54 y 56, relacionados con las libertades de pensamiento, conciencia y expresión, y los derechos de reunión, manifestación y asociación que supuestamente el Estado cubano reconoce y respeta para sus ciudadanos.