Madre denuncia que su hijo es seropositivo por mala atención médica

Según alega la madre, su cesárea no fue programada y no la realizó el equipo médico que debía haberla hecho
 

Reproduce este artículo

La cubana Evelyn Pineda Concepción denunció que su hijo quedó infectado con el VIH durante el nacimiento por negligencia de los médicos que atendieron el parto, los cuales, considera, no tenían la preparación suficiente para ello.

“Yo soy seropositiva y mi cesárea no me la programaron. Fui de un día para otro al hospital y la cesárea me la hizo un estudiante de quinto año, no los profesionales que deberían haberla hecho”, relató Pineda Concepción ante las cámaras de Cubanet.

Según interpreta, como consecuencia de lo sucedido, “una mala manipulación”, su hijo contrajo la misma enfermedad que ella. “Se reventó la fuente dentro de la barriga. Me dijeron que no había marcha atrás, que lo que pasó, pasó, y había que enfocarse en la salud del niño, darle toda la atención que necesita”, detalló en la referida entrevista.

La realidad de la cubana y su hijo durante años ha distado de lo prometido. “Faltan los retrovirales. Cuando no hay uno, no hay el otro. No se han preocupado ni por los análisis del niño… No vienen a verlo ni se preocupan por él”.

“Me dijeron que no podía tenerlo en un círculo por su enfermedad. Para incorporarlo en la escuela fue otro problema más”, agregó la madre en el relato de su calvario, el cual le llevó a convertirse en activista por los derechos humanos y ser una crítica del discurso oficialista, que presume de que Cuba es “una potencia médica”.

Para Pineda Concepción, la isla no es tal potencia ni tampoco atiende integralmente a los casos especiales o en situación de vulnerabilidad. En el caso de su hijo, se quejó, “la dieta que le dan no alcanza para nada”.

“Me duele pensar que él, sin comerla ni beberla, tiene esa enfermedad peligrosa, más aún en este país. Me he sobrepuesto, pero estuve tiempo deprimida. Lo que no quería para mí no lo quería para mi hijo”, subrayó en la entrevista, donde además explicó que el régimen no le permite trabajar por su condición de activista de los derechos humanos.