Régimen asegura que cubanos buscan "quemar cañaverales" y "bloquear aeropuertos"

El vocero del gobierno cubano, Humberto López, citó como pruebas de estos planes comunicaciones privadas extraídas de redes sociales.
Humberto-Lopez
 

Reproduce este artículo

El vocero del gobierno cubano, Humberto López, aseguró el 10 de agosto que “laboratorios de intoxicación mediática” en EE. UU. llamaron a generar violencia, bloquear los aeropuertos y hasta quemar cañaverales.

En su programa Hacemos Cuba, donde el gobierno expone sus apreciaciones sobre el movimiento opositor y, últimamente, las protestas en la isla, López sugirió que estos “planes” tienen el objetivo de dañar la economía cubana.

Entre las “iniciativas” orquestadas “desde EE. UU.” están romper botellas, regar vidrios y amarrar alambres en las carreteras para emboscar los vehículos de la policía, robar sus armas y utilizarlas para “alterar el orden público”.

Estos planes incluirían también bloquear los accesos al aeropuerto José Martí, en La Habana, con tuberías robadas de una fábrica ubicada en zonas aledañas a la terminal aérea.

Como prueba de estas conspiraciones, López cita a un usuario de redes sociales, “Café con ideas”, y audios tomados de grupos en Telegram, sin especificar cuál es el nombre ni mostrar si fue autorizado por autoridades judiciales para exponer en público comunicación privada.

López ha sido acusado de utilizar información de manera inescrupulosa para criticar a opositores políticos y, en general, desafectos al gobierno cubano.

Hamlet Lavastida, artista cubano detenido desde junio, por el supuesto delito de “instigación a delinquir”, fue acusado por López en uno de sus programas utilizando una comunicación privada en un chat de Telegram, recordó la artista Katherine Bisquet.

De acuerdo con el Código Penal cubano, el caso y el arresto de Lavastida no proceden, pues la prueba proviene de una comunicación privada, aseguró Bisquet.

López es miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde este 2021. En marzo, le fue otorgado el “Premio de la Dignidad”, por la Unión de Periodistas de Cuba, debido a su labor destacada en los medios de comunicación, según aclaró la institución al momento de conferir la distinción.