Llegan a Cuba nuevos diplomáticos de EEUU que trabajarán en embajada de La Habana

Medios de prensa y funcionarios dijeron que Washington enviaría personal a Cuba para acelerar los servicios consulares.
 

Reproduce este artículo

Los primeros diplomáticos estadounidenses destinados a la embajada en La Habana con el objetivo de reiniciar trámites migratorios ya están en la capital cubana, informó este 3 de marzo América TV.

Imágenes publicadas por la agencia AP muestran a los funcionarios arribando al conocido edificio junto al malecón habanero, donde estarán encargados de acelerar trámites consulares.

El envío de más representantes a La Habana, resultado de la revisión de un año de la política del presidente Joe Biden sobre Cuba, marcaría una fase inicial de flexibilización de los estrictos límites de visados impuestos bajo el mandato de su antecesor, Donald Trump.

La administración Biden podría anunciar esta semana un plan para aumentar su personal en la embajada de Estados Unidos en La Habana y restaurar la tramitación de visas a los cubanos, que en gran medida se había suspendido en los últimos años, anunció América TV tras consultar con funcionarios que prefirieron el anonimato.

“Los planes del presidente Biden son muy concretos y se están realizando desde ya —precisaron la semana pasada—. A finales de febrero enviarán a los primeros diplomáticos a la embajada de EEUU en La Habana”.

“Tienen pensado iniciar todo este proceso de servicios consulares en Cuba entre la primavera y el verano”, aproximadamente dentro de dos o tres meses, afirmó el periodista.

Brian A. Nichols, subsecretario de Estado, comunicó la semana pasada a legisladores que Washington enviaría “funcionarios consulares de servicio temporal” a la embajada de La Habana en un “futuro no muy lejano” para incrementar el procesamiento de visas.

EE.UU redujo al mínimo su personal en Cuba y desvió los servicios consulares a terceros países después de 2017, cuando varios diplomáticos sufrieron los llamados “ataques sónicos”, ahora conocidos como 'síndrome de La Habana', cuyo origen aún no se ha esclarecido.

Miles de cubanos esperan la oportunidad de tramitar una visa para reencontrarse con su familia y han enviado mensajes a las autoridades estadounidenses para que acelere los servicios consulares.