Joven cubana tiene miedo a seguir viviendo en dictadura
La juventud cubana está despertando y lo hace mostrando su inconformidad en las redes sociales
Foto tomada de Facebook
 

Reproduce este artículo

Esta no es una historia aislada. Este es el miedo que comparten muchos jóvenes cubanos que residen en la isla y ven coaccionada su libertad de expresión y violados sus derechos civiles, ante la dictadura que rige en Cuba hace más de 60 años.

La juventud cubana está despertando y lo hace mostrando su inconformidad en las redes sociales, como lo hace Thalia Durán Sobrino, una joven internauta cubana quien ha hecho público un poema -que parece ser de su autoría- donde advierte la razón lógica de por qué cada vez son más los jóvenes que disienten.

Su poema lleva por título ¿Miedo?

"Miedo al silencio, a tener una causa dentro de mí que me coma. Más miedo aún a 11 millones de cubanos, con el alma arrugada, la lengua temblando y la mandíbula inmóvil.

Miedo a los estudiantes sin futuro y a los profesionales sin presente. A la vocación que no es remunerada pero sí es reprimida.

Miedo a los derrumbes, a las calles sucias y a los baños de aquella secundaria mía.

Miedo al niño del aula con los zapatos rotos, al que no tiene merienda y a sus padres desesperados. Miedo a los adolescentes que se la “luchan” en la calle porque ya no tienen nada que perder.

Miedo al cubano que no duerme tranquilo por las ilegalidades que comete con fines lucrativos, o para sobrevivir. Miedo al niño de ese cubano que desde los 4 años sabe que no puede decir a qué se dedican sus padres."

Luego de una semana de intentos de diálogo prometido por las autoridades cubanas, este viernes 4 de diciembre, mediante un comunicado oficial el Ministerio dejó claro su negativa para dialogar con con los artistas catalogándolos de mercenarios.

Una vez más la insurrección de la juventud suma nuevos hechos tales como la protesta pacífica que tuvo lugar otro joven el céntrico bulevar San Rafael de La Habana, cuya acción recibió el apoyo de otros ciudadanos dentro y fuera de la isla en tanto la policía intentaba maniatarlo.