José Daniel Ferrer y otros expresos políticos conversarán online sobre experiencia en cárcel cubana
Ferrer y otros expresos políticos conversarán sobre Kilo 8, una de las cárceles de mayor seguridad del régimen cubano
José Daniel Ferrer y otros expresos políticos conversarán online

El coordinador general de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer García, y otros que han sido prisioneros políticos del régimen cubano como Alejandro González Raga y Omar Rodríguez Saludes participarán en el primer capítulo de 'Se perdió la llave', un evento online organizado por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

Convocado para las 17:00 horas del martes 26 de mayo, hora de Cuba, el espacio, concebido como uno de denuncia, debate y análisis, estará dedicado en su primer capítulo a la prisión de máxima seguridad ‘Kilo 8’, en Camagüey, Cuba, donde los tres invitados estuvieron recluidos.

“Ellos pasaron por la prisión cubana Kilo 8 y allí dejaron parte de lo mejor de sus vidas, pero no su dignidad”, precisa la convocatoria del encuentro organizado por el Observatorio, ONG radicada en España.

Según promociona en sus redes sociales, Ferrer, González Raga y Rodríguez Saludes “nos trasladarán a uno de los lugares más oscuros del sistema carcelario cubano: #Kilo8”, un centro penitenciario en el que el líder de la Unpacu asegura que se han cometido crímenes que “darían el mejor guion para un filme de terror”.

“Salir vivo y con salud mental de ese antro de crueldad y terror que es la prisión Kilo 8, o ‘se me perdió la llave’, en Camagüey, Cuba, es cuestión de milagro o de tener especial fortaleza física y espiritual”, explica Ferrer en un reciente tuit que confirma su participación en el evento online, que se transmitirá por Facebook Live.

Entre otros hechos de una larga lista de denuncias sobre lo que ocurre a su interior, sobre todo con los presos políticos o de conciencia, Kilo 8 fue el centro penitenciario donde el 3 de diciembre de 2009 Orlando Zapata Tamayo inició la huelga de hambre que a la postre, y ante la reticencia del régimen, terminaría ocasionándole la muerte.

Zapata reclamaba “los mismos privilegios que Fulgencio Batista le dio a Fidel Castro cuando estuvo preso en el presidio Modelo” y fue encerrado en solitario, así como privado de agua durante días, lo que le provocó un fallo renal.

Tras más de 70 días de huelga de hambre, con efectos agravados por las conductas y acciones inhumanas de los funcionarios del penal, tuvo que ser trasladado a mediados de febrero al hospital de la Prisión Combinado del Este, en La Habana, donde no había las condiciones para una adecuada atención médica.

Finalmente, falleció el 23 de febrero en el hospital Hermanos Ameijeiras, donde había sido ingresado la noche previa, cuando su muerte parecía inminente.