Isla de la Juventud a las puertas de su peor pico de COVID-19

La tasa de incidencia es de 117,9 por cada 100 mil habitantes, una de las más altas de Cuba, dijo Israel Velázquez, director municipal de Salud Pública
La tasa de incidencia es de 117,9 por cada 100 mil habitantes, una de las más altas de Cuba, dijo Israel Velázquez, director municipal de Salud Pública
 

Reproduce este artículo

El municipio especial Isla de la Juventud podría llegar esta semana a su peor pico pandémico por COVID-19, con 98 contagios detectados en los últimos 15 días, reportó la Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Según la nota oficialista, la tasa de incidencia es de 117,9 por cada 100 mil habitantes, una de las más altas de Cuba, dijo Israel Velázquez, director municipal de Salud Pública.

Los funcionarios alertan sobre la presencia de la variante Delta en Isla de la Juventud, con altos niveles de contagio.

Desde el 24 de diciembre anterior se aplica el test de antígeno rápido al ciento por ciento de los pasajeros que llegan por vías aérea y marítima, cuyos resultados se obtienen en 15 minutos.

Además habilitaron nuevamente en el hospital Héroes de Baire el cuerpo de guardia para la atención a pacientes con sintomatología sugestiva a la COVID-19, comentó Velázquez.

Los sospechosos de tener COVID-19 están aislados en hospitales de campaña.

Según datos oficialistas desde abril de 2020 hasta la fecha Isla de la Juventud ha reportado 771 positivos al nuevo coronavirus.

Desde mediados de diciembre, medios oficialistas alertaban que la Isla de la Juventud se encuentra en una tercera ola de rebrote de COVID-19, aseguró el telecentro Islavisión.

"Vamos para la calle, estamos en cualquier lugar; no nos protegemos. Si nos sentimos mal no nos quedamos en la casa. No se respetan las decisiones médicas", señaló un vecino de dicha ciudad al medio estatal.

Desde septiembre anterior los contagios de COVID-19 han disminuido notablemente en la Isla, al punto de llevar varios días consecutivos sin muertes por dicha enfermedad, según datos oficiales del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Con la reapertura de fronteras se flexibilizaron los protocolos higiénico-sanitarios a la llegada de los viajeros, los cuales están centrados en la vigilancia de pacientes sintomáticos y la toma de temperatura.

Sin embargo, la aparición de la nueva variante Ómicron vuelve a disparar las alarmas. El Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” (IPK) confirmó el 8 de diciembre el primer caso en Cuba de la variante Ómicron de la COVID-19.

Al cierre del 27 de diciembre el municipio registró diez casos de COVID-19: siete contactos de casos confirmados y tres sin fuente de infección precisada.