Fallece en La Habana hijo de “Pagador de promesas”

Lázaro Quintero Bermúdez, de 36 años, murió a la 1:14 am de este sábado como consecuencia del cáncer que le aquejó en la última década
Fallece hijo de “Pagador de promesas"
 

Reproduce este artículo

Lázaro Quintero Bermúdez, hijo de Omar Quintero Montes de Oca, conocido popularmente en Cuba como “el pagador de promesas”, falleció en la madrugada de este sábado en el Hospital Oncológico de La Habana como consecuencia del cáncer que le aquejó en la última década.

El artista cubano Erich Concepción informó del deceso en su cuenta de Facebook y detalló que Quintero Bermúdez, de 36 años, murió a la 1:14 am. 

“Solo resta decirle que gracias a Él, muchos fuimos mejores personas, que su lucha fue hermosa y que viaje a La Casa del Padre con luz en su rostro, a dónde ya no hay dolor ni pena”, escribió en su post.

La usuaria de Facebook Mary Torres Videra, administradora del grupo “Omar y su Promesa inquebrantable” en esa red social, pidió el viernes una cadena de oración para Quintero Bermúdez, quien estaba ingresado con un estado de salud “muy delicado”.

“Está ingresado en estos momentos y no se encuentra bien. Por favor, unámonos todos en oración. Él lo necesita mucho en estos momentos porque está muy delicado de salud”, pidió Torres Videra.

Quintero Bermúdez cumpliría 37 años el 18 de junio. El pasado 19 de marzo se reencontró con su padre tras dos meses de travesía de éste hacia el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, en Santiago de Cuba, al que acudió a pie desde Marianao, en La Habana, para pagar una promesa que hizo por la salud de su hijo.

Quintero Montes de Oca entró el 14 de marzo al Santuario de la Patrona de Cuba, ubicado en la localidad de El Cobre, tras 800 kilómetros de peregrinaje por toda la isla.

Su travesía inició el 15 de enero y recorrió varias provincias para cumplir su propósito. Su hijo había vivido más de lo que le pronosticaron los médicos tras la detección de un tumor en el mediastino 11 años atrás, y había que agradecer por ello a la Virgen, a la que tanto le pidió con fe.

El “pagador de promesas” y su viaje se convirtieron en un fenómeno social en Cuba a inicios de año. En cada parada recibió comida, ropa y dinero que le permitieron llevar a término su empresa.

Cientos de personas rodearon el Santuario cuando Omar entró en él para dirigirse a la Virgen. Personal autorizado impidió que tantos asistentes dificultaran el cumplimiento de la promesa, por lo que los cubanos congregados allí se mantuvieron fuera del templo, pidiendo por él, su familia y el pueblo cubano.

Quintero Montes de Oca se desplazó moviendo un carrito de ofrendas para la Virgen Mambisa, con banderitas cubanas y un letrero que plasmaba su voluntad: “de La Habana al Cobre”.