"Estoy preocupada por la salud de mi padre": denuncia hija de preso político

Loreto Hernández García, vicepresidente de la Asociación Yorubas Libres de Cuba, fue arrestado por participar en las protestas del 11 de julio.
Loreto Hernández
 

Reproduce este artículo

Familiares del sacerdote yoruba y preso político Loreto Hernández denunciaron este 23 de mayo la negligencia de los doctores en el Hospital Provincial Arnaldo Milián, de Villa Clara, donde se encuentra bajo tratamiento.

“Ni el médico mismo sabe lo que tiene”, denunció su hija, Rosabel Sánchez, en un directa compartida en redes sociales luego de realizar una visita a la institución médica.

“Yo como hija estoy muy preocupada por la salud de mi padre, porque en realidad yo no sé lo que él tiene. Responsabilizo a la Seguridad del Estado por lo que le pueda pasar”, denunció la joven.

“Lo último que se supo de Loreto fue una llamada telefónica que realizó hace varios días, y dijo que lo tenían con suero, que le estaban haciendo unos análisis para confirmar si la razón de su ingreso fue hepatitis viral o no. El asunto es que hay una situación sumamente preocupante porque se niegan a dar información sobre su estado”, declaró este lunes a Radio Martí su hermano, el opositor exiliado Jorge Luis García Pérez “Antúnez”.

Loreto Hernández García, vicepresidente de la "Asociación Yorubas Libres de Cuba" y su esposa, la activista Donaida Pérez Paseiro, fueron sentenciados a 7 y 8 años de cárcel, respectivamente, por su participación en las protestas populares del 11 de julio en Placetas, Villa Clara.

El exprisionero político Jorge Luis García Pérez, conocido como “Antúnez”, ha denunciado golpizas contra Loreto en los penales donde lo han recluido, y que le niegan atención médica.

En noviembre pasado, Antúnez contó a ADN Cuba que en la prisión conocida como “La Pendiente”, los carceleros “fueron hasta su celda y le dijeron que ellos no creían en opositores y menos en santeros, que su religión era la revolución y su Dios Fidel Castro”.

La Fiscalía solicitó para Loreto Hernández García y su esposa una condena de ocho años de prisión.

Se encuentran enfrentando la cruel tortura de no recibir atención médica por parte de los carceleros y asegura Loreto que como medio de provocación y presión se niegan a medirle sus parámetros de glucosa e hipertensión, a sabiendas de que tanto la diabetes como la hipertensión son padecimientos de muy alto riesgo”, dijo Antúnez en noviembre.