Leonardo Fernández a Frei Betto: "Este pueblo sufre, sea respetuoso"

El activista e historiador cubano Leonardo Fernández Otaño pidió al fraile dominico que se ponga del lado de los pobres, como dicta la fe cristiana que tanto pregona.
Fernandez-Ocaño-Frei-Betto.jpg
 

Reproduce este artículo

El activista e historiador cubano Leonardo Fernández Otaño criticó este 28 de diciembre el artículo publicado por el intelectual brasileño Frei Betto en la prensa oficial, donde dice que en Cuba “no hay hambre”.

"En esta tierra hay hambre y el régimen que usted defiende mantiene en condición de prisioneros políticos a cientos de jóvenes porque el 11 de julio pidieron alimentos, medicinas y libertad”, declaró Fernández en una “carta abierta” que apareció en redes.

"Sepa usted que en este archipiélago hay seres humanos que hacen largas colas para poder comprar carne u otro alimento para su familia, no hablemos de la ropa o los zapatos, pues son un lujo y no una necesidad en medio de este viacrucis que vivimos". 

"También existen tiendas en MLC que con precios europeos y en euros, le venden al Pueblo de Dios los artículos de primera necesidad, alejando toda esperanza de una vida digna", explicó. 

Como cristiano, al igual que Betto, Fernández pidió al fraile y exministro de Cultura de Lula da Silva que siguiera los dictados de la Teología de la Liberación, de la que el intelectual brasileño es un conocido defensor, y se pusiera del lado de los pobres no de “estados totalitarios”.

Betto publicó su opinión, que causó revuelo entre la comunidad cubana, en un artículo publicado el 24 de diciembre en el diario oficialista Granma, donde afirmó que la situación alimentaria de la isla se ve afectada, sobre todo, “por el bloqueo injustamente impuesto al país desde hace ya seis décadas por el Gobierno de Estados Unidos”.

Según agregó, además de por el embargo estadounidense, la situación alimentaria de Cuba es impactada por “las catástrofes climáticas que azotan periódicamente al país” y por el hecho de que éste se vea “obligado a importar petróleo para producir energía”.

Betto no abordó en ningún momento las limitaciones que el sistema político y el ordenamiento socioeconómico vigentes en Cuba imponen a la producción agropecuaria.

Betto funge como asesor del gobierno cubano para el programa de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional, que cuenta con el apoyo de la FAO, Oxfam y la Unión Europea.