Encuentran cuerpos de migrantes cubanos fallecidos en México

Los habitantes de Cuba, Honduras, El Salvador y Guatemala están entre los que más piden refugio o utilizan de manera legal e ilegal el territorio mexicano para viajar a EE. UU., en busca de mejores oportunidades de vida.
Cubano-Mexico (El Pais)
 

Reproduce este artículo

Autoridades mexicanas recuperaron los cuerpos de dos cubanos que murieron en su trayecto hacia EE. UU., informó este 7 de septiembre el Instituto Nacional de Migración (INM).

Los isleños pertenecen a un grupo de 46 personas cuyos cadáveres fueron encontrados entre los meses de enero y agosto de 2021 por los Grupos Beta del INM, unidades especializadas en la protección y defensa de migrantes.

Aunque no especificó la causa de muerte de los cubanos, el INM dijo que, en general, las 46 personas fallecieron por ahogamiento, accidentes, armas de fuego, problemas de salud y asaltos.

La mitad de ellos no portaban identificación, por lo que se encuentran en calidad de desconocidos; del resto, seis son originarios de Honduras, cinco de Guatemala, tres de Haití, tres de Nicaragua y uno de Venezuela, junto a los cubanos, así como tres cuerpos de personas mexicanas.

El mayor número de muertes fueron por ahogamiento en el Río Bravo, donde se recuperaron 22 cuerpos, que separa a México de EE. UU. y cuyas riveras son elegidas como punto de acceso por migrantes y traficantes de humanos.

Los habitantes de Cuba, Honduras, El Salvador y Guatemala están entre los que más piden refugio o utilizan de manera legal e ilegal el territorio mexicano para viajar a EE. UU., en busca de mejores oportunidades de vida.

La política migratoria del país ha sido duramente cuestionada luego de que en 2019 México se viera forzado a aceptar un controvertido programa migratorio llamado Protocolo de Protección a Migrantes (PPM), más conocido como "Permanezcan en México".

La política de PPM permite a EE. UU. devolver al país vecino a aquellos indocumentados que llegan a la frontera y solicitan asilo (sin importar de dónde provengan) para que esperen allí a que se resuelvan sus casos en EE.UU., un proceso que puede durar años.

Organismos de derechos humanos han señalado que los migrantes, enviados a México en virtud del programa, están desprotegidos en la frontera norte colindante con Estados Unidos, y son frecuentemente víctimas del crimen organizado en esa región, una de las más violentas del país.

Hasta abril de este año 2490 cubanos pidieron refugio en México, según la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR).