Régimen sigue poniendo en riesgo la vida de Mercy Olivera

"Clamamos por la vida de Mercy, por su derecho a que le entreguen su pasaporte por razones humanitarias. Porque casos como estos se repiten cada vez más en Cuba, sin que podemos quejarnos de manera efectiva", subrayó la activista Anamely Ramois
Régimen sigue poniendo en riesgo la vida de Mercy Olivera
 

Reproduce este artículo

La joven cubana Yusleidyn Mercedes Olivera Núñez, conocida como Mercy Olivera, continúa denunciado que su salud se agrava, mientras el régimen dificulta sus trámites de salida del país por una visa humanitaria.

Olivera, residente en la provincia de Artemisa, padece de una atrofia muscular espinal y luego de muchos años de frustración, abandonada y postrada en una cama sin adecuada asistencia médica

La activista por los derechos humanos en la isla, Anamelys Ramos, se pronunció en sus redes sociales, sobre el caso de la joven y cuestionó una vez más las arbitrariedades del régimen castrista.

En su perfil en Facebook la historiadora del arte, refirió: “La historia de Mercy Olivera es una mezcla de desgracia y resistencia. Ahora que hablamos de la Vida y de la necesidad imperiosa de que ese vuelva a ser el camino del que nunca debimos haber salido, es necesario que acompañemos a esta mujer valerosa que solo quiere vivir”.

“Mercy tiene una enfermedad hereditaria, atrofia muscular espinal, que afecta las neuronas motoras. Gracias a sus abuelos y a su perseverancia Mercy logró graduarse de dirección coral e incluso consiguió armar un grupo musical. Hace cinco años, la condenaron a libertad limitada, a raíz de un juicio amañado que ella no reconoce como justo y tuvo que dejar su trabajo. Desde entonces su situación de salud empeoró mucho y gracias a la visibilidad adquirida comenzó a tramitar una vida humanitaria para que ella pueda ir a tratarse a Europa”, explicó Ramos.

La activista, una de las acuarteladas y huelguistas del Movimiento San Isidro en noviembre pasado por la liberación del rapero Denis Solís, añadió en su publicación: “Mercy esperó pacientemente la condena de cinco años, pero ahora le dicen que tiene que espera cuatro meses más por la fecha en que se asentó el expediente. Y es evidente por las fotos y su testimonio que Mercy no puede esperar más.

“Su abuela, alfabetizadora, maestra Makarenko, está desesperada. Tiene 82 años y teme por la vida de su nieta y por quién cuidará de ella cuando no esté. Me cuenta que han entregado recursos legales en el Tribunal de Artemisa y han sido rechazados, además de llamarla mercenaria. Incluso recientemente las han atacado tirando piedras a su casa sin importarles la delicada salud de Mercy y el grado extremo de vulnerabilidad de ambas.

Clamamos por la vida de Mercy, por su derecho a que le entreguen su pasaporte por razones humanitarias. Porque casos como estos se repiten cada vez más en Cuba, sin que podemos quejarnos de manera efectiva y plantear soluciones humanas”, concluyó Ramos.

Olivera ha lamentado en disímiles ocasiones a través de las redes sociales, la falta de humanismo de los médicos que la están atendiendo o que, en las palabras de ella, no le dan atención básica, mientras aumenta el acoso y la represión.

"Me están sometiendo a estrés", indicó además la joven, quien tuvo que buscar unas "mochitas" para ella misma administrarse medicamentos en vena porque ya no aguanta más: "que sea lo que Dios quiera... estoy muy adolorida", confesó en una transmisión por Facebook.

"Esta directa la estoy haciendo con las últimas fuerzas que me quedan", advirtió, y en un momento del video, luego de explicar que las autoridades le han hecho amenazas, pidiéndole incluso que no se esfuerce, llamó a su abuela para que hablara por ella.

La anciana de más de 80 años señaló que se trata de un crimen de lesa humanidad, preguntó dónde está el humanismo y el juramento médico, la ética para atender a los pacientes. Lamentó que todo esto se produzca luego de que su nieta realizara pronunciamientos sobre la depauperación en el ámbito de la Medicina cubana.