Mario Díaz-Balart condena destierro de activista cubana

Por su parte, la embajada de EE. UU. en Cuba declaró que solo un gobierno “que exilia y encarcela" puede cometer un acto como este.
Díaz-Balart-Ramos
 

Reproduce este artículo

El congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart condenó este 16 de febrero el destierro de la activista Anamely Ramos, a quien el gobierno de La Habana le impidió entrar al país este martes.

“Hace unos meses me reuní con Anamely Ramos para denunciar la detención de Maykel Osorbo y otros presos políticos. Hoy, el régimen le niega la entrada al país a pesar de ser su lugar de residencia. Condeno el destierro de Anamely por la cobarde dictadura cubana”, declaró el político republicano en redes sociales.

Por su parte, la embajada de EE. UU. en Cuba declaró que solo un gobierno “que exilia y encarcela a sus propios artistas, académicos y periodistas por expresar pacíficamente sus opiniones” puede cometer un acto como este.

Ramos, profesora de historia del arte y activista, anunció este martes la negativa desde el aeropuerto internacional de Miami, luego de conocer la prohibición por funcionarios de American Airlines, quienes expresaron no poder hacer nada pues estaban limitados por un acuerdo con el Gobierno cubano.

“Cuba mandó un mensaje diciendo que yo no puedo entrar a mi país”, expresó Ramos a través de un video en vivo en Facebook.

“Independientemente del acuerdo que ellos tengan con el gobierno cubano, yo soy residente cubana, no tengo residencia en ningún otro país del mundo y por lo tanto no me puedo quedar ilegal aquí".

Ramos González aseguró que "me voy a quedar a vivir en el aeropuerto porque yo voy a regresar a Cuba". Asimismo, trascendió que American Airlines llamó a la policía de Miami Dade, que solicitó a la activista que se retirara del área de la aerolínea.

Ramos salió de Cuba en enero de 2021 para continuar un doctorado de Antropología en la Universidad Iberoamericana de México.

En noviembre de 2020, protagonizó junto a otros artistas y activistas el Acuartelamiento de San Isidro, para exigir la libertad del rapero cubano Denis Solís, condenado entonces a ocho meses de prisión.

Luego de haber sido desalojada junto a sus compañeros la noche del 26 de noviembre, fue objeto de arrestos domiciliarios, detenciones arbitrarias e interrupciones a su servicio de conexión a internet por datos móviles.

Ramos es historiadora del arte y maestra en procesos culturales, y ha sido curadora de más de 15 exposiciones. Fue profesora de la Universidad de las Artes de La Habana, de donde fue expulsada; y del Instituto Superior de Arte de Luanda, Angola.