Despedidos 17 trabajadores estatales en La Habana por no "dar botella"
Según el medio oficialista Tribuna de La Habana, los trabajadores del Estado "separados de sus puestos" no cumplieron con la orden que obliga a todos los carros estatales a detenerse en las paradas a recoger pasajeros.
Despedidos 17 trabajadores estatales en La Habana por no "dar botella"

La crisis del transporte que experimenta Cuba, agudizada durante el último mes por la falta generalizada de combustible, ha provocado nuevas "víctimas colaterales" por indisciplina.

Según el medio oficialista Tribuna de La Habana, 17 trabajadores estatales han sido despedidos por violar las medidas indicadas por el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, ante la escasez de combustible.

Los trabajadores del Estado "separados de sus puestos" no cumplieron con la orden que obliga a “todos los carros estatales" a detenerse en las paradas para recoger pasajeros. Este mandato es válido para todo el territorio nacional, en algunos lugares incluso desde mayo, cuando comenzó a despuntar la actual crisis.

De acuerdo con el reporte del medio estatal, “se han detectado 81 infracciones de conductores que violaron lo establecido evadiendo las indicaciones dadas por la máxima dirección del país”.

Asimismo, “se han aplicado las medidas disciplinarias según cada caso: 17 separaciones definitivas, 11 suspensiones temporales, 15 amonestaciones y 18 multas tanto a choferes como a directivos responsabilizados con los vehículos”, según la nota de prensa.

El alto funcionariado del país incluso ha pedido a la población denunciar “estas violaciones” a la Dirección de Transporte y a la Policía Nacional Revolucionaria.

Orestes Llanes Mestres, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial (CAP), al frente del subgrupo de Control y Fiscalización, declaró al diario oficialista que hoy se aprecia una mayor cantidad de conductores que paran de forma voluntaria. El pueblo –dijo– ayuda al denunciar y enfrentar a quienes violan lo establecido por la máxima dirección del país y la ciudad, y aclaró que las denuncias se verifican para evitar ser injustos en alguna medida.

Enfatizó que en “el momento actual se ha puesto de manifiesto la solidaridad entre los habaneros y ha hecho de nuestra capital una ciudad más sólida, más firme y unida”. 

Este septiembre, La Habana ha sufrido una severa crisis del transporte, que afecta tanto a las redes de transporte público como a los vehículos privados, sometidos a un estricto racionamiento de gasolina y vigilados por el gobierno para que no suban los precios de su servicio de acuerdo con el aumento de la demanda.