Desalojan hotel en La Habana por falsa alarma de bomba

En el hotel capitalino Tulipán se encontraba alojado el equipo Industriales de la pelota cubana. Todo comenzó con una llamada telefónica
Hotel Tulipan
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano informó que en horas de la noche de este 29 de mayo se desalojó el Hotel Tulipán de la capital cubana tras un llamado de alerta que advertía de un artefacto explosivo en la instalación.

Luego de las inspecciones del Ministerio del Interior y la salida de los huéspedes, se determinó que había sido una “falsa alarma” y que en el Hotel no existía “presencia de un artefacto explosivo”.

“La noticia sobre una supuesta amenaza de bomba en el capitalino Hotel Tulipán ha sido desmentida. Se trata de una falsa alarma creada por una llamada telefónica intencionada desde los Estados Unidos por la maquinaria mediática subversiva”, dijeron desde el oficialismo.

En la instalación hotelera se encuentra el equipo de Industriales, que juega un play-off de la 61 Serie Nacional de Béisbol. Los jugadores salieron del hotel, hasta que la policía del Ministerio del Interior dio el “visto bueno”.

El diario vocero del Partido Comunista, Granma, refirió en sus redes sociales que “no hay bomba aquí. Es otra de las mentiras para generar el caos, pero Cuba sigue tranquila, en paz y firme. El que quiera buscar caos aquí se equivoca, como se han equivocado siempre con este pueblo”.

El periodista cubano radicado en Miami, Mario J. Pentón, que fue uno de los primeros en informar el hecho, concluyó a través de Twitter.

“Dos horas y pico después, con un live mal hecho (la cámara está mal puesta, se corta, el lente sucio...) la prensa oficial confirma todo lo que les reporté: hubo una amenaza de bomba y evacuaron al personal y los huéspedes del Hotel Tulipán”, precisó.

“Les duele que la noticia la dimos a conocer. Ellos hubiesen preferido ocultarla, para variar. Gracias por sus insultos -Seguridad del Estado y adláteres- para mí son una honra”, terminó diciendo.

La prensa del régimen, como es costumbre, atacó a los medios y periodistas de Miami por “alimentar el caos”. “Queda claro, el objetivo es crear una atmósfera de inseguridad para afectar el turismo y la tranquilidad ciudadana, no tienen más nada de que agarrarse”, aseguran desde el oficialismo.