¿De Rey del Queso a delincuente? Fuerte polémica por detención y decomisos contra ganadero cubano

Un ganadero cubano de la provincia de Artemisa fue detenido por un presunto delito de actividad económica ilícita. A raíz de su arresto en redes sociales se debate sobre el terrible sinsentido del estado cubano
 

Reproduce este artículo

Un ganadero cubano de la provincia de Artemisa, tiene en la finca Santa Ana en el municipio de Caimito 42 vacas. El campesino producía tres tipos de queso y abastecía principalmente a tres restaurantes de comida italiana en La Habana. 

Hasta aquí parece todo en orden, pero no, el llamado Rey del Queso vive en Cuba, y en este país terminó detenido por un presunto delito de actividad económica ilícita y el operativo de los policías del régimen desmantelando su pequeña fábrica fue transmitido -como escarmiento- por televisión nacional.

El régimen cubano monopoliza la comercialización de la carne, lácteos y otros derivados del ganado vacuno y sanciona duramente los supuestos delitos asociados a la venta de estos productos.

El enjuiciamiento del régimen contra este campesino ha desatado una fuerte polémica en redes sociales. Ante la centralización del gobierno cubano, la terrible escasez, desabastecimiento e ineficiente producción estatal, se ha acrecentado la persecución contra pequeños negociantes y emprendedores, que esquivan en el país el control absoluto del estado, en desacuerdo con que las ganancias de su esfuerzo vayan a las arcas de la cúpula de dirigentes castristas.  

“La desactivación de una pequeña, ínfima, fábrica de queso ha sido celebrada a bombo y platillo en el mayor, y único, espacio estelar de noticias de mi país. Entonces me pongo en la piel del campesino y pienso que tener cuarenta y dos vacas en Cuba es un acto heroico, por si no lo saben los compañeros del Noticiero. Lograr una producción de leche en bases regulares es otro acto heroico que comienza cada mañana del año con el primer ordeño de la madrugada. Entonces pienso otra vez, y quizás pensar sea mi error, que fabricar artesanalmente tres variedades de queso habla de conocimiento, de investigación, de práctica continua, de entrega al trabajo. Habla también de riesgos asumidos y de errores cometidos porque el queso lleva su proceso”, publicó en redes sociales Ale Tovar.

 

Al ganadero artemiseño, según el reporte emitido por el Sistema Informativo de la Televisión Cubana, le fueron confiscados 316 litros de leche, 353 libras de queso, 140 litros de cloro, dos pesas, cántaras, moldes, tanques de acero de procedencia industrial, una máquina selladora de nailon y otros implementos.

“El reportaje sobre el Rey del Queso no dice si el hombre había buscado las vías legales para echar adelante su minindustria. ¿Y si lo hizo y no lo autorizaron porque era informático? ¿O si le dijeron que el queso necesita ciertos requisitos con la Higiene? Ya quisieran miles de industrias en Cuba tener la higiene q tenía ese hombre en su timbiriche. Sin embargo, apuesto que se lo negaron porque era más importante la entrega de leche”, publicó en Facebook el usuario identificado como Carlos Boris.

Tovar refirió además: “Si el producto elaborado es de interés de tres restaurantes italianos, entonces el queso es bueno, muy bueno. Si el producto elaborado es además comercializado por la esposa del campesino, pues estamos hablando de la pequeña empresa familiar tan necesaria en Cuba hace ya mucho tiempo. Si la actividad económica alrededor de la elaboración del queso es ilícita, ¡voluntad política! Hay que hacer esta actividad lícita hoy mismo. ¡Sin análisis! ¡Sin demoras! Pero no va a suceder”,

El Rey del Queso fue cuestionado además, porque de los 150 litros de leche de que debía aportar al estado cada día, solo entregaba unos 70.

“Entonces este guajiro cubano será condenado y seguiremos eternamente comprando, como país, el queso a guajiros holandeses y alemanes que sí pueden de forma lícita tener cuarenta o cuatrocientas vacas, que sí pueden hacer queso gouda a placer y que sus esposas amables sí pueden participar de la actividad”, concluyó Tovar.