Cubanos saldrán a las calles de 90 ciudades en apoyo al 15N

Los coordinadores del grupo Archipiélago dirigieron una carta a las comunidades cubanas radicadas en el exterior con el fin de exhortarlos a apoyar la manifestación del 15N.
Protestas-11J.jpg
 

Reproduce este artículo

Cubanos en más de 90 ciudades de todo el mundo saldrán a las calles los días 13, 14 y 15 de noviembre en apoyo a la Marcha Cívica convocada por el grupo Archipiélago, que ocurrirá en la isla el próximo lunes.

El activista y músico Yan Estrada, quien reside en México, aseguró este lunes en redes sociales que emigrados de la isla apoyarán la manifestación en ciudades como Miami, Ciudad de México, Barcelona, Madrid, Sao Pablo, Buenos Aires y Venecia. 

A finales de octubre, los coordinadores del grupo Archipiélago, que convoca a la marcha, dirigieron una carta a las comunidades cubanas radicadas en el exterior con el fin de exhortarlos a apoyar la manifestación del 15N.

“Tus manifestaciones harán una contribución invaluable llamando la atención del mundo sobre la Jornada cubana; poniéndote por encima de instituciones políticas y banderas ideológicas (…). Te invitamos a mostrar, una vez más, el rostro hermoso de la Patria”, expresó el comunicado.

Archipiélago, una asociación de ciudadanos que surgió a raíz de las protestas de julio, decidió adelantar la manifestación planificada inicialmente para el 20 de ese mes, a raíz de la decisión del régimen de nombrar el 20 de noviembre como “Día de la Defensa Nacional” y movilizar tropas militares y paramilitares desde el 18.

El 12 de octubre el régimen declaró ilícita la marcha. Los organizadores en cada territorio fueron informados de la negación a través de las intendencias de sus localidades.

Una semana después, la Fiscalía General de la República amenazó a los promotores de la marcha del 15N, organizados en el grupo contestatario Archipiélago, con procesarlos por “instigar a delinquir” y otros delitos.

Los reportes de interrogatorios, amenazas, detenciones arbitraras, arrestos domiciliarios, actos de repudio, cortes de las comunicaciones y campañas difamatorias en medios estatales han ido en aumento en las últimas semanas, a medida que se acerca la fecha de la llamada Marcha Cívica por el Cambio.

Desde octubre, las autoridades cubanas comenzaron a imponer sanciones a personas encarceladas tras el levantamiento popular del verano, con penas que oscilan entre pocos meses y 20 años de cárcel.

De acuerdo con el testimonio de varios interrogados, la Seguridad del Estado pretende evitar que los individuos expresen apoyo al 15N, que publiquen o comenten sobre la marcha, les advierten que manifestarse es ilegal y les recriminan haber dado su firma de respaldo a la iniciativa.