Cubanos montan sus propios negocios en frontera de México y EEUU

Allí donde llega un cubano, se las ingenia para sobrevivir. En la frontera entre México y EE. UU., mientras esperan por la autorización de asilo, venden comida en las calles, se asocian con restaurantes y hasta levantan sus propios negocios.
Cubanos-México
 

Reproduce este artículo

Cuando llegó la pandemia de Covid-19 y perdió su trabajo como mesero en un restaurante, Pablo compró frutas y verduras y colocó un puesto en calles de Ciudad Juárez. Como él, cientos de cubanos se las arreglan en la región y sobreviven mientras no puedan ingresar a EE. UU. 

Pablo fue uno de los cerca de 5000 cubanos que fueron retornados del vecino país bajo los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP) para que esperaran en México su proceso de asilo político, y uno de los isleños que optaron por autoemplearse. 

“Los cubanos salen a la calle a vender comida, o se asocian con algún restaurante mexicano y venden comida cubana; hay estéticas en donde dan el estilo de belleza que ellos dicen es de Cuba. No están esperando a ver quién les da trabajo, sino siempre tratando de generar sus propios empleos”, señaló el investigador de El Colegio de la Frontera Norte (Colef), Jesús Javier Peña Muñoz. 

Las remuneraciones en el mercado laboral que se detectaron para los migrantes iban desde el trabajo a cambio de comida y hospedaje hasta un ingreso de 1800 pesos semanales —90 dólares—. 

Para poder obtener empleo en el sector formal, 16 de 34 extranjeros entrevistados por el Colef contaban con sus permisos migratorios para trabajar en México. En el resto de los casos, la falta de documentos se debía a que habían expirado y no los habían renovado, que los habían extraviado o que se los habían robado en la ruta hacia Ciudad Juárez.

La exigencia de requisitos legales como la presentación de la Clave Única de Registro de Población (CURP) y el desconocimiento del sector empresarial sobre el derecho a trabajar de las personas migrantes, impide o atrasa la inserción laboral formal de estos extranjeros.

 

¿Cómo conseguir empleo?

 

Para obtener empleo los cubanos recurren a sus compatriotas en los albergues donde están alojados, se las ingenian ellos mismos, piden ayuda a migrantes de otras nacionalidades o los solicitan a instituciones privadas y estatales.

La población cubana creó redes en esta frontera, en las que la misma comunidad recibía a sus paisanos y los orientaban en dónde trabajar.

“Algo que sí vimos y que nos platicaban comunidades de Centroamérica es que sentían discriminación laboral, hay una diferencia en cómo la población ve a los diferentes grupos de migrantes, no a todos los migrantes los ven igual”, señaló Peña Muñoz. 

Mientras que en otras ciudades es más fácil encontrar trabajo como conductor de Uber o en call centers, en Ciudad Juárez, algunos laboran en el sector informal como estacionamientos, lavando carros o en restaurantes de lavaplatos, pero sin contrato

De acuerdo con autoridades mexicanas, de 2019 a 2020 desde EE. UU. fueron retornados a Ciudad Juárez unos 4972 cubanos. La mayoría permanecen en la urbe hasta el momento o en zonas aledañas a la frontera.