Cuba envía enfermeros a Bahamas en medio de la pandemia

Aunque La Habana no precisó cuántos especialistas forman la brigada, un medio bahamés dijo que se trata de 50 enfermeros.
Bahamas-Cuba-Enfermeros.jpg
 

Reproduce este artículo

En medio de un rebrote de coronavirus en Cuba, el Ministerio de Salud Pública (Minsap) enviará personal médico a Bahamas para atender a personas enfermas de Covid-19 allí, informó la entidad este 10 de enero.

El acuerdo, firmado por el titular del Minsap, José Ángel Portal Miranda, y su homólogo bahamés, Michael Darville, hará que La Habana exporte a la vecina nación insular a integrantes del denominado Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve.

La semana pasada el Gobierno bahamés había anunciado su intención de contratar 50 enfermeros que trabajarían en el Hospital Princesa Margarita de Nassau, la capital, informó Loop.

El reclutamiento de emergencia se debe a que al menos 60 profesionales del personal de esa institución están infectados de Covid-19 o bajo cuarentena debido a la expansión de la pandemia en ese territorio.

El anuncio llega en medio de una ola de contagios que produce más de 2000 casos diarios de coronavirus en la isla. Este lunes, el Minsap anunció que hay 10 000 casos activos en todo el país.

Con los nuevos positivos detectados, el acumulado desde el inicio de la pandemia en Cuba, en marzo de 2020, asciende a 979 929, mientras que los decesos como consecuencia de la enfermedad suman 8329.

Entre diciembre de 2021 y enero de 2022 la isla sufrió un repunte súbito de casos, luego de reportar cifras inferiores a los 100 diagnósticos diarios. En agosto, la ola de contagios llegó hasta las 9000 infecciones cada día.

A pesar de ello, a mediados de diciembre el primer ministro cubano, Manuel Marrero, reconoció que 57 brigadas del Contingente Henry Reeve con 5000 profesionales trabajaron en labores relacionadas con la pandemia de Covid-19 en el extranjero.

La exportación de servicios médicos es un negocio para el régimen cubano. Alrededor del 75% del salario de los profesionales queda en manos del Estado. Desde 2018, el Gobierno no ha hecho público cuánto dinero ingresa por la venta de estos servicios a otras naciones.

Los trabajadores de las “misiones” no gozan de libertad ni siquiera cuando salen de Cuba. “Son vigilados por agentes de la Seguridad del Estado que les acompañan en todo momento y les retienen sus pasaportes. Es decir, cuando llegan al país de destino, el jefe de misión se coloca frente a la aduana, recoge todos los pasaportes y se los confisca”, denunció el presidente de Prisoners Defenders (PD), Javier Larrondo, en un artículo publicado en el diario español Libertad Digital.