Consideran el racismo una emergencia en la sociedad cubana
Juan Antonio Madrazo Luna, coordinador nacional del Comité Ciudadanos por la Integración Racial, considera que el racismo es una emergencia de la sociedad cubana
 

Reproduce este artículo

 

El Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR) es una organización de la sociedad civil cubana que surgió en el año 2008, a partir de los esfuerzos y sensibilidad de un grupo de activistas interesados en el tema de la problemática racial en Cuba.

Juan Antonio Madrazo Luna, coordinador nacional del CIR, dijo en entrevista con ADN Cuba que la organización surge a partir de la búsqueda de respuestas a cuestiones relacionadas con cuestiones como qué ha pasado con “la cubanidad” que se ha venido construyendo desde el nacionalismo republicano y revolucionario.

En este sentido, la organización busca emplazar al estado cubano que durante mucho tiempo ha querido hacer ver en la arena internacional y en el espacio público doméstico que con la Revolución se solucionó el problema del racismo en Cuba.

“La problemática racial la consideramos una emergencia de la sociedad cubana, tanto dentro [del país] como en su diáspora”, comentó Madrazo Luna, y explicó que el CIR trabaja en los barrios y las comunidades en contra del racismo y “construyendo el poder desde abajo”.

“No ha sido un trabajo fácil; desde la propia trinchera de la piel, nos ha sido muy difícil empoderarnos, posicionarnos y hacer nuestro trabajo de incidencia. Ha sido y es todavía un campo minado, en el que hemos corrido muchos riesgos”, contó Juan Antonio y sentenció que la sociedad cubana está en un momento “que necesita desaprender el racismo que nos habita”.

“Por eso trabajamos, por ejemplo, en asentamientos humanos donde la mayoría de la población viene siendo afrodescendiente”, agregó el activista.

 

 

“Estamos en disposición de construir alianzas con todos los actores que vienen trabajando el tema del racismo, incluso con aquellos que trabajan desde la propia sombrilla del Estado”, explicó.

“Cuando nos identificamos primero como afrodescendientes y cubanos después, incomoda y creo que estamos en una posición de cimarronaje defendiendo nuestra identidad”, dijo.

Por su parte el rapero Osvaldo Navarro, coordinador cultural del proyecto Di.Verso, explica que desde el CIR también se busca una alianza entre el activismo y el arte.

“Cuando sales de la parte más céntrica de la ciudad y empiezas a ver otras realidades que quizás no conocías, barrios y asentamientos donde generalmente viven gente del oriente del país, eso alimenta tu percepción de lo que puede ser la sociedad cubana”, señaló Navarro, y aseguró que el trabajo gracias al trabajo con el CIR ha descubierto un universo que lo ha enriquecido de muchas formas.

Entre los objetivos de la institución está “impulsar y respaldar, (…) acciones, medidas, iniciativas y diseños destinados a garantizar la voz propia y los espacios para los afro descendientes cubanos”, aunque su propósito fundamental es promover el debate sobre “el presente y el futuro de las relaciones interraciales en Cuba”, según indica el sitio web del CIR.