Yaimara es real, sus hijos son de carne hueso y su miseria duele nada más de verla. Parece como si viviera en África, pero en verdad es de Pinar del Río, Cuba ...