Sueños frustrados: Coca-Cola intentó regresar a Cuba en la era Obama

La multinacional siempre ha tenido planes de regresar a la isla desde su salida, en 1960. Durante el deshielo, llegó a grabar los spots que acompañarían su retorno por todo lo alto, pero nunca ocurrió.
Coca-Cola
 

Reproduce este artículo

Coca-Cola quiso regresar a Cuba en medio del deshielo entre la isla y EE. UU., impulsado por Barack Obama, pero los planes de la empresa se vieron frustrados.

Así lo cuenta la revista Emeequis, que pudo acceder a los spots que grabó la empresa para lanzar sus productos en la isla. Nunca fueron transmitidos allí y quedaron “enlatados”, confirmó uno de los miembros del equipo que desarrolló los conceptos, la grabación, la producción y la postproducción de las campañas solicitadas por la refresquera que, desde 1960, salió de Cuba.

Al inicio del siglo XXI circularon informaciones más concretas sobre un eventual desembarque de Coca-Cola en La Habana. Los negociadores habían depositado cierta dosis de su expectativa para concretar el negocio en los oficios del entonces presidente de México, Vicente Fox, quien además había sido director de Coca-Cola para Latinoamérica. 

Al parecer no había sido buena idea confiar en esa intermediación. Fidel Castro y Fox rompieron en vísperas de la Cumbre Extraordinaria de la Américas, celebrada en la ciudad de Monterrey en 2002.  

A principios de 2009, la agencia Ogilvy & Mather emprendió el desarrollo de una ambiciosa campaña publicitaria concebida para “celebrar el fin del castrismo y coronar el regreso de Coca-Cola Company a Cuba”, confirmó a la revista otro profesional mexicano involucrado en esa producción, que prefirió anonimato.

Años después, en septiembre de 2015, la empresa hizo al fin una referencia clara sobre el mercado cubano, respecto del cual manifestó una especie de derecho regional. Ocurrió durante el acto de celebración por los 125 años de FEMSA, efectuado en Monterrey, la compañía que envasa la bebida en México y es la embotelladora más grande de Coca-Cola. 

José Antonio Fernández Carvajal, CEO de FEMSA, dijo a Emeequis: “Un país donde queremos entrar es Cuba, con Coca-Cola, por el gran potencial turístico y de todo tipo. Vamos a hacer la Coca-Cola del lugar. Si hay Coca-Cola en Cuba, será de FEMSA”.

El contexto, además, hacía verosímil el regreso: el deterioro de la salud de Fidel Castro, el empeño de Barack Obama –entonces presidente– para normalizar las relaciones diplomáticas de su país con la isla y las condiciones geográficas de México, todo pudo haberse unido a favor de la multinacional.

Pero la segunda campaña, de ese mismo 2015, en donde participó Tom Hanks, tampoco se transmitió, y la razón es obvia: ese año, a pesar de las esperanzas de los directivos de la empresa, el sistema socialista en Cuba siguió andando ahora bajo la batuta de Raúl Castro.