Castrismo cede ante presiones de motoristas de Santiago de Cuba

El nuevo enfoque que la administración estatal en la provincia le da a este problema, pasa por la legalización de los motoristas
El nuevo enfoque que la administración estatal en la provincia le da a este problema, pasa por la legalización de los motoristas
 

Reproduce este artículo

En febrero último fue noticia las protestas de varios motoristas de Santiago de Cuba como respuesta ante la insistencia del régimen de regular aún más el servicio de taxi que realizan.

Los motoristas, debido a la crisis, pero principalmente a la inflación que trajo la llamada Tarea Ordenamiento, decidieron incrementar el costo de sus servicios de los 10 pesos que hasta hace unos meses cobraban, hasta 50 por cada viaje, algo completamente lógico, si se tiene en cuenta que todos los productos y servicio también han aumentado.

Ante esto, como es costumbre en el castrismo, y como si se tratara de una justificación válida, las autoridades y medios provinciales alegaron que la tentativa de regular a los motoristas llegó luego de supuestas quejas de la población, así como del "análisis" de la problemática en la última visita de Miguel Díaz-Canel al territorio.    

El resultado fue que a pesar de la presión los motoristas se mantuvieron firmes, y el régimen terminó cediendo, como bien reconoce un artículo publicado este 13 de marzo por el oficialista periódico Granma. 

El nuevo enfoque que la administración estatal en la provincia le da a este problema, pasa por la legalización de los motoristas, pues hasta el cierre del pasado año, de las 9 972 motos registradas en el territorio, solo 40 contaban con la licencia operativa para desempeñar esa modalidad de trabajo por cuenta propia.

Al referirse a los pasos que están siguiendo en este sentido, la coordinadora del Consejo de Gobierno para la atención al transporte, Maira Pérez González, explicó que "los propietarios fueron visitados y 4 374 aceptaron inicialmente el proceso de legalización que, para mayor facilidad, ha contado con cinco oficinas de trámites y una línea expedita de la revisión técnica conocida como somatón".

A lo anterior añade que del total general, "1 344 no clasificaron para legalizarse en esta primera etapa, otros 1 107 equipos no reúnen las condiciones técnicas exigidas, 160 pertenecían a personas fallecidas, 48 tienen a los propietarios fuera del país, en 19 casos estos han emigrado, y en diez se encuentran recluidos en centros penitenciarios", lo que revela que el supuesto interés de las autoridades de normalizar esta situación no es tal. 

Asimismo hasta el momento solo 114 motoristas han conseguido hacerse con la licencia operativa del transporte, aunque Maira Pérez afirma que "en breve, debe elevarse el número de legalizados, aunque quienes han cumplido la tramitación pueden operar amparados con una autorización, hasta recibir la licencia".

De igual manera la funcionaria agregó que, "además del cambio de unidades de mayor cubicaje a través de los talleres de servicio automotriz SASA, los motoristas hoy pueden importar neumáticos y piezas", y señaló también que los legalizados "dispondrán de identificación en sus equipos y, atendiendo al reclamo de la población, se analiza con ellos una flexibilización del elevado precio de los viajes".