Castrismo teme que "Patria y Vida" provoque un estallido social

La recién estrenada "Patria y Vida", recoge el sentir del pueblo cubano ante la opresión de la peor dictadura que ha conocido Cuba al tiempo que lo llena de esperanza.
Castrismo teme que "Patria y Vida" provoque un estallido social
 

Reproduce este artículo

La recién estrenada "Patria y Vida", canción de Yotuel, Maykel Osorbo, El Funky, Gente de Zona y Descemer Bueno, recoge el sentir del pueblo cubano ante la opresión de la peor dictadura que ha conocido Cuba. Es un canto de amor y no de guerra, a diferencia de lo que intenta hacer creer el periódico oficialista Juventud Rebelde, a través de un artículo publicado este 18 de febrero.

Bajo el titular "Notas urgentes sobre un himno de guerra", el texto llama la atención sobre lo que podría convertirse en el detonante de una estallido social, tan temido como anunciado por el castrismo en los últimos meses.

"Lo que comenzó como un coqueteo con la contrarrevolución, bajo un jugoso esquema de mercado, se ha convertido en un llamado abierto a la insurrección. No estamos frente a una canción contestataria, como suele decirse, sino frente a una operación subversiva, de las más abarcadoras que se han producido hasta la fecha", escribe el Juventud Rebelde.

El periódico alega que la frase "Patria o Muerte. ¡Venceremos!", pronunciada por el fallecido dictador Fidel Castro, "sintetiza el legado de Céspedes y Martí", como si estos dos hombre, de los mejores que ha tenido Cuba, antiesclavistas y profundamente humanistas, que lo entregaron todo por ver a su isla libre de la opresión, fueran cómplices de los desmanes del castrismo, régimen que donde quiera que ha sido implantado lo único que ha tenido para ofrecer es muerte.

Con el cacareado cuento de la injerencia estadounidense y el financiamiento económico para un cambio de régimen en Cuba, el Juventud Rebelde acusa de mercenarios a los autores de "Patria y Vida", pero esto no es nuevo, lo nuevo es que el régimen reconozca sin miramiento que teme a estos artistas, sobre todo a los que están fuera del país, pero a todos en general, porque gozan de una amplia popularidad entre los cubanos.

El artículo señala que la canción es "un himno de guerra, pródiga en frases fácilmente transformables en etiquetas y eslóganes, para ser usados por los demás componentes de la insurgencia informacional y simbólica contrarrevolucionaria en el ciberespacio", pero pasa por alto que el país lleva 62 años en dictadura, una que no ha escatimado nunca en el uso de la fuerza, con miles de muertos y contando, y que ha hecho que más de tres millones de cubanos hayan tenido que emigrar.

En lugar de detenerse en frases literales que hablan sobre el acostumbrado derramamiento de sangre de la dictadura, la represión, o la miseria, o incluso la añorada libertad de los cubanos, el Juventud Rebelde se agarra de metáforas, incluso imágenes, que simbolizan el fin del régimen, y trata de convertirlas en un supuesto llamado a la violencia.  

El texto reconoce que "la singular voz de Alexander Delgado, de Gente de Zona, entonando el 'se acabó' que sobresale como coro de la canción, impulsa un sentido de inminencia; de necesidad de acción urgente para que, en efecto, algo se acabe, ante lo cual sugieren como propuesta una tribuna en llamas, por si alguien tuviera dudas de cuál es el curso de acción que el tema propone".

Y agrega que tanto la canción como la simbología del video con que sus autores la acompañaron, no se pueden tomar a la ligera "y mucho menos ignorarse". ¿Pero acaso una madre puede ignorar el llanto de dolor de un hijo? Pues menos puede hacer un pueblo que ha sufrido durante más de seis décadas la pero dictadura que ha conocido la región.

Si algo deja claro este himno que llama a un futuro mejor para los cubanos todos, es que ya le llegó el fin a la era de los Castro, y que la vida se va a imponer sobre la muerte.