Emergencia sanitaria se agrava en prisión de Guantánamo

El MININT y el gobierno local habilitaron varias dependencias como hospitales de emergencia y vaciaron una cárcel aledaña para evitar más contagios.
Prisión-Guantánamo
 

Reproduce este artículo

El brote de coronavirus en la prisión de Guantánamo sigue expandiéndose, lo que obligó a levantar hospitales de campaña para los reclusos, alertó CubaNet este 17 de marzo.

“Con el objetivo de aislar a los prisioneros contagiados, las autoridades de la provincia, junto con las del Ministerio del Interior (MININT), habilitaron la Escuela Militar Vocacional Camilo Cienfuegos, Villa Toa y algunas áreas de la prisión de mujeres como hospitales de campaña”, aseguró el periodista Roberto de Jesús Quiñones.

También tuvo que ser desalojada la cárcel de mínima seguridad conocida como A-500, ubicada en las cercanías del centro penal. Hacia ese complejo van los reclusos con buena conducta, para ser redirigidos a los campos de trabajo, y otros permanecen allí por razones de salud.

Según el periodista, quien estuvo preso allí, y citando informes de otros encarcelados con los que se comunicó CubaNet, el coronel Osmany Leyva Ávila, segundo jefe del Sistema Penitenciario del MININT, estuvo en la provincia en plan de supervisar el delicado asunto, lo cual no trascendió a los medios oficialistas.

Casi al finalizar, Quiñones recuerda: “en otros países los gobiernos han proclamado amnistías e indultos, liberando a gran parte de la población penal. La dictadura cubana ─que se autoproclama tan humanista─ no sólo no ha hecho esto, sino que ha ocultado información a la opinión pública nacional y extranjera”.

En medio del peor rebrote de la pandemia en la isla, las cárceles son centros vulnerables para quienes las habitan. Según la organización no gubernamental Cuban Prisoners Defenders en la isla podría haber actualmente unos 90 000 presos en el sistema penitenciario.

Radio Televisión Martí reportó en febrero que son varias las causas que sitúan a las prisiones cubanas como posibles focos de contagio:  pésimas condiciones higiénico-sanitarias, el faltante de medicamentos y las posibles violaciones del protocolo por militares y el personal de servicio, que entra y sale diariamente de las cárceles.

Hace ya varios meses que las visitas de familiares fueron suspendidas por las autoridades de Cárceles y Prisiones, y también hay restricciones de las llamadas telefónicas, pero el contagio sigue.

El país atraviesa el peor momento desde la llegada del coronavirus en marzo del 2020. Las cifras de contagios aumentan y hasta ahora se han roto varios récords llegando la isla a contabilizar más de 1000 contagios diarios.