Asesor de Alarcón preso por presunto “espionaje”: muriendo y sigue incomunicado, denuncian familiares

Miguel Álvarez, ex asesor del alto funcionario del régimen cubano Ricardo Alarcón, fue acusado de "espionaje" y condenado en 2014 junto con su esposa Mercedes Arce a 30 y 15 años respectivamente
Asesor de Alarcón preso por presunto “espionaje”: muriendo y sigue incomunicado, denuncian familiares
 

Reproduce este artículo

Miguel Álvarez, ex asesor del alto funcionario del régimen cubano Ricardo Alarcón, fue detenido por presunto “espionaje” en 2012 y condenado, junto a su esposa Mercedes Arce, a 30 y 15 años respectivamente. Según sus familiares, fueron víctimas de “un oscuro proceso legal”. Uno de sus hijos denuncia que los mantienen incomunicados y Miguel Álvarez "está muriendo" sin que el gobierno les deje siquiera hacer una llamada telefónica.

Noel Álvarez, publicó este miércoles 30 de septiembre en su perfil de Facebook: “Mi padre está muriendo en Cuba en este momento. Hace 8 años lo detuvieron y lo acusaron de espionaje en un oscuro proceso, después de 19 meses detenidos y bajo investigación, fue condenado”.

“El juicio militar fue secreto para que nadie pudiera cuestionar el proceso donde no se presentó prueba alguna sobre la culpabilidad de los acusados. La sentencia fue de 30 años para mí padre y 15 años para su esposa, madre de mis hermanos y una madre también para mí. Ellos nunca han reconocido ni aceptado, ninguna de las acusaciones que les hicieron, y todo el tiempo hemos estado apelando según lo permite la ley cubana”, detalló Álvarez.

En 2013 Ricardo Alarcón fue reemplazado de su cargo de presidente de la Asamblea Nacional de Cuba. Las especulaciones sobre su salida estuvieron relacionadas con la detención por parte de la Seguridad del Estado, de su principal asesor, Miguel Álvarez, y la esposa de éste, Mercedes Arce, ambos exanalistas y agentes de la inteligencia cubana. Los primeros reportes del caso indicaban investigaciones por corrupción, pero luego se mencionaron presuntos cargos por espionaje.

Noel Álvarez, precisó en sus recientes declaraciones compartidas en redes sociales: “Es una muy oscura página en la historia de los procesos jurídicos dentro de la revolución, pero como dice el refrán, la mentira puede recorrer mil años, la verdad la alcanza en un día”.

“Hace dos años mi padre le envió una carta al presidente Miguel Díaz Canel, que no ha tenido respuesta nunca y que publiqué en Facebook. Hemos hecho múltiples gestiones con TODAS las instancias políticas y jurídicas de Cuba con un total silencio por respuesta”, agregó.  

Comentó además: “Nos hemos portado bien. No tienen queja de cómo hemos manejado el asunto. No hemos dado entrevistas, a pesar del interés de la prensa sobre el tema. No hemos hecho nada que pueda afectar la imagen de la revolución, pero a la "revolución" eso le ha importado poco. Nadie nos ha dado respuesta. Nos dan la cara funcionarios de base, sin ningún poder de decisión”

“Nuestras cartas, sabemos que han llegado a los más altos niveles. Siempre y en todos los casos, sin respuesta”, acotó.  

 

“Mi padre tiene cáncer hace ya un tiempo. Un par de meses atrás lo llevaron desde la prisión de Guanajay, dónde estaba cumpliendo su condena a la Sala de presos del Hospital Nacional, porque su condición, producto de la metástasis ha ido empeorando. Desde un poco antes y teniendo en cuenta que las fronteras están cerradas y sus tres hijos, que vivimos en México, yo desde hace 11 años y mi hermano y hermana hace mucho más tiempo, hemos pedido que nos dejen comunicarnos con él por una llamada telefónica, para poder de alguna manera, 'despedirnos'. Hemos dicho además, que esa llamada podemos hacerla nosotros para que no le cueste a Cuba ni un centavo y como siempre, el silencio por respuesta”, subrayó.

¿Dónde está el humanismo de la revolución? Mi padre está mal, puede morir en cualquier momento. Va a morir completamente sólo, nadie cercano, de la familia que está allá va a poder acompañarlo, va a morir sin haber podido hablar con sus hijos, sólo porque alguien, ¡no sé quién!: No tomó la decisión. ¡Es como si esto no estuviera pasando, no existimos!”, concluyó.

Miguel Álvarez, asesoró a Ricardo Alarcón, quien antes de presidir la Asamblea General,  se desempeñó durante casi una década como embajador en Naciones Unidas y fue uno de los principales “negociadores” cubanos con los Estados Unidos. Al ser reemplazado de su cargo, se dedicó la campaña por la libertad de los cinco espías convictos en los Estados Unidos.

Los medios oficiales no han publicado nada sobre el caso de Álvarez-Arce.