Ariel Ruiz Urquiola denuncia que Seguridad del Estado envenenó animales de su finca

El destacado ambientalista denuncia que el régimen envenenó a animales de su finca y que puercos de aliados de éste han afectado sistemáticamente sus plantíos
 

Reproduce este artículo

El activista cubano Ariel Ruiz Urquiola denunció que elementos de la Seguridad del Estado envenenaron animales de su biogranja “El Infierno”, ubicada en el Parque Nacional de Viñales, Pinar del Río.

Mediante una publicación en su perfil de Facebook, Ruiz Urquiola, expulsado de la Universidad de La Habana en 2016 por ser un investigador incómodo para el régimen, al exponer sus malas prácticas ambientales, mostró al único ejemplar de carneros de la raza cubana pelibuey que habría sobrevivido al presunto envenenamiento.

“Milagrito, la única carnerita que sobrevivió al envenenamiento de un rebaño saludable de once bellos ejemplares de la raza cubana pelibuey, que el desgobierno cubano a través de su brazo negro, la policía política, mandó a envenenar mientras dormían en su establo”, escribió el activista.

Ruiz Urquiola acompañó sus palabras de fotos. En una se ve a la carnerita sobreviviente, según lo denunciado por él, y en otra una planta de plátano macho, que junto a otras sobrevivió a “la tercera gran invasión de puercos pertenecientes a los secuaces de la policía política en Viñales”.

“¡Nuestra familia Urquiola en pie y sin bajar la cabeza ante la brutal fuerza destructora del desgobierno cubano, hasta el último de nosotros!”, agregó el ambientalista, que en múltiples ocasiones ha denunciado ser víctima de un acoso continuado por parte de las autoridades cubanas, empeñadas en hacer que su proyecto de biogranja fracase.

En 2016, cuando ya era una figura incómoda para el régimen cubano por sus críticas e investigaciones, Ruiz Urquiola fue despedido del Centro de Investigaciones Marinas de la Universidad de La Habana.

Dos años después fue condenado a un año de cárcel por desacato, tras un juicio que él definió como politizado y motivó su huelga de hambre y sed por 16 días, como protesta.

A finales del pasado año, el ambientalista acusó al gobierno de la isla de haberle inoculado el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) durante su estancia en el hospital "Abel Santamaría", de Pinar del Río, donde fue llevado desde la prisión provincial Kilo 5, tras la referida huelga.

En tal sentido, aseguró que promovería una demanda contra el gobierno cubano ante la ONU y la Unión Europea, a través de las ONGs Sociedad Internacional para los Derechos Humanos (IGFM, por sus siglas en alemán) y Lesbianas y Gays en la Unión (LSU, por sus siglas en el mismo idioma).

Ariel Ruiz Urquiola, nos muestra su biogranja "El Infierno"