Apelarán sentencia contra opositores encarcelados en Placetas

Mitzael Díaz, Arianna López y Nidia Bienes fueron juzgados en Placetas, Villa Clara, por su participación en las protestas del 11 de julio.
Mitzael Díaz Paseiro y Arianna López Roque (Radio Martí)
 

Reproduce este artículo

Un recurso de apelación será interpuesto a favor de los presos políticos Mitzael Díaz, Arianna López y Nidia Bienes, tras haber sido sentenciados el viernes por su participación en las protestas que tuvieron lugar en Placetas, Villa Clara, durante el estallido social del 11 de julio.

Yirovit Rosado, esposo de Bienes Paseiro, dijo a Radio Martí que la familia no esperaba condenas tan elevadas. “Muy duro, porque nosotros no esperábamos eso. Esa cantidad de años que le echaron a ellos”, lamentó.

Rosado se dirigía en horas de la mañana de este lunes a la prisión, a recoger los documentos de la sentencia para entregarla al abogado de la defensa y comenzar los trámites de la apelación.

Los detenidos, según explicó, se encuentran en sus destacamentos regulares, no en celda de castigo, como ha ocurrido en otras ocasiones. López permanece en la prisión de Guamajal y Díaz en el Pre.

La opositora y prisionera política Arianna López Roque es directora de la independiente academia de estudios cívicos "Julio Machado", en Placetas, Villa Clara, quien ha reclamado en varias ocasiones la libertad de su esposo, Mitzael Díaz Paseiro, encarcelado en más de una ocasión por razones políticas.

El 16 de diciembre, en el Tribunal Municipal de Placetas, concluyó el juicio contra 16 personas que participaron en las protestas del 11 de julio en ese municipio. Las penas oscilan entre seis y diez años de privación de libertad, con acusaciones por supuestos delitos de atentado, desórdenes públicos, desacato y resistencia.

Los juicios no se han detenido estos meses y, en algunas localidades del país, las autoridades fueron incluso más severas con los manifestantes.

Al respecto, el régimen sentenció a los manifestantes antigubernamentales del 11 de julio pasado en la Esquina de Toyo y La Güinera, en La Habana, a penas de hasta 30 años de cárcel, según información publicada por el Tribunal Supremo Popular.

La mayoría de las condenas superan los 10 años de prisión. En los casos de Dayron Martín Rodríguez y Miguel Páez Estiven ascienden a 30 años de cárcel, mientras que para Wilmer Moreno Suárez serían 26 años tras las rejas.

Brandon David Becerra, uno de los detenidos menores de edad, que cumplió 18 años encarcelado, fue sentenciado a 13 años, a pesar de que su petición fiscal era de cinco años sin internamiento. El joven Walnier Ruiz Aguilar, cuya familia denunció que padece discapacidad intelectual, fue condenado a 23 años.

El tribunal del régimen aseveró que, en el municipio de Diez de Octubre, los manifestantes actuaron “obedeciendo instrucciones impartidas por personas tanto desde Cuba como desde el exterior” e “intentaron subvertir el orden constitucional de forma violenta”.