Fiscalía exige 12 años de cárcel para cubano que destruyó un cuadro de Fidel

A Roberto Pérez Fonseca lo acusan oficialmente de agredir a agentes de la Policía, a pesar de que testigos de los sucesos declararon que nunca cometió ese delito.
Castro-Roberto
 

Reproduce este artículo

Fiscalía pide 12 años de cárcel para el cubano Roberto Pérez Fonseca, quien participó en las protestas del 11 de julio en el municipio San José de las Lajas, Mayabeque, por los supuestos delitos de “atentado”, “desacato”, “instigación para delinquir” y “desorden público”.

Alberto Ortega Fonseca, hermano de Roberto, aseguró a ADN Cuba que en verdad quieren castigarlo por romper una foto del Fidel Castro durante las manifestaciones, luego de que las autoridades vieran el video donde vecinos de San José destruyen en público la imagen del dictador.

Fiscalía asegura que el joven, de 38 años, lanzó piedras contra autos patrulla y agentes del orden público el 11 de julio en el municipio, una de las decenas de localidades que se levantaron contra el gobierno ese día en toda la isla.

El acta de Fiscalía asegura que Pérez agredió “con piedras y botellas” al jefe de sector —encargado local de la Policía— y lo hirió en su mano izquierda. “Si mi hermano hubiese sido responsable de lo que dice la Policía lo habrían detenido el día 11 o el 12, pero a él lo vienen a buscar el 16”, precisó.

Nunca lo hizo. Es la palabra de los Policías contra la de los testigos y la de mi hermano. Obviamente, la que cuenta es la de ellos [las fuerzas del orden público] porque la orden de juzgarlo viene ‘de arriba’, esto es un escarmiento y ni siquiera hicieron bien los procedimientos judiciales”, aseguró.

Tres testigos del encuentro entre Roberto Pérez y el agente de policía ofrecieron declaraciones para refrendar la inocencia del joven, pero su abogado recibió un acta donde constan las declaraciones de uno solo.

Tras su arresto, en el que intervino una veintena de policías, este cubano, padre de un niño de dos años, fue enviado a la prisión de San José de las Lajas, donde lo golpearon. De allí lo trasladaron a la de Quivicán, a donde llegó enfermo de Covid-19.  

Es una injusticia. No solo lo que hacen con él sino con todos los muchachos acusados falsamente como escarmiento por salir a protestar. Mi hermano tiene 38 años; si lo condenan saldría de la cárcel con 50, por haber caminado y gritado cuatro cosas”, declaró Ortega con voz de cansancio e indignación.

Las protestas de julio comenzaron en San Antonio de los Baños, un pueblo ubicado en la provincia Artemisa, y se extendieron a decenas de localidades del país. Según expertos, se trata del estallido social más grande en la historia del socialismo cubano.

Hasta el momento, el Gobierno reconoció la muerte de una persona, Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años y residente en el municipio habanero Arroyo Naranjo, de quien no se dieron las causas del deceso en la nota oficial.

La ONG Cubalex, que da asesoría legal a perseguidos políticos y reprimidos por el régimen, suma en su listado más de 500 detenidos y desaparecidos luego de algunas liberaciones en el transcurso de agosto y septiembre.

*Foto de portada: Confección de ADN Cuba con imagen brindada por la fuente