Activistas cubanas: "Nuestra fuerza le está quitando el sueño a la policía política"
¿Cuáles son los problemas que afrontan las mujeres cubanas a diario? Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, ADN CUBA conversa con activistas de la Isla.
Nancy Alfaya y Marthadela Tamayo, activistas cubanas.

En este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, hacemos un alto en el camino y hablamos por nosotras mismas, mujeres cubanas, quienes vivimos en este siglo XXI en una sociedad socialista con múltiples problemas existenciales.

"En todo el mundo hay problemas", dice Elsa, jefa del Departamento Comercial de la Industria del Vidrio, en La Lisa. "Pero el problema de nosotras las cubanas es que aquí no hay avance de nada, no se puede prosperar, es una monotonía la vida. No hay futuro. Nos debatimos en una supervivencia que no tiene fin".

Elsa es madre de dos niñas en la escuela primaria de Romerillo. La empresa donde trabaja celebró la fecha de la mujer anticipadamente, el viernes por la tarde. Además de un bufet y un brindis, se entregaron regalos de parte de la Administración y el Partido a todas las mujeres de la entidad. A Elsa le entregaron un certificado de fundadora de la planta y un diploma por su buen desempeño al frente de su departamento.

"¿Qué voy a hacer con ellos? ¿Salcocharlos? Tengo una gaveta llena. Mi madre era peor, coleccionaba diplomas y reconocimientos. La mitad del escaparate estaba lleno de sus sueños en papeles. Yo voy por su mismo camino, una mujer cubana de estos tiempos".

Migdalia Gainza, del reparto Flores, en el municipio Playa, habla de la fecha de la mujer con nostalgia.

"En otros tiempos había efervescencia, júbilo. Recuerdo que mi mamá era la ideológica municipal de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR) en Camajuaní, y desde los primeros días de marzo no paraba, organizando las actividades para conmemorar la fecha de la mujer y escribiendo los discursos que debían leer en los homenajes el 8 de marzo. Yo me pregunto: ¿Qué era aquello? ¿Furia?".

Yanet, de 30 años y peluquera, es nieta de una mujer que luchó en la Sierra Maestra en la columna de Hubert Matos y que, luego del triunfo de la Revolución y la prisión de su comandante, fue ignorada y relegada como dependiente gastronómica en una cafetería de Palma Soriano.

"Mi abuela es el ejemplo de la mujer cubana. Ella creía mucho en Mariana Grajales y su sacrificio mostrado en la guerra era de esa estirpe de los Maceo, pero después la propia Revolución la aplastó, y ella vivió hasta su muerte lamentándose de haber dejado a la familia y haber expuesto su vida para esto".

"Yo fui Dama de Blanco y, por eso, hostigada al punto de tener que presentarme en el programa de refugiados, aunque me denegaron. A mi esposo tanta represión lo volvió loco y está ingresado en el hospital psiquiátrico de Jagua. Tengo dos niños pequeños y sobrevivo con la peluquería, no sé ni cómo. Mi testimonio es el de muchas mujeres, miles, en toda Cuba, con una historia de familia y sin futuro a la vista".

Nadia, líder de una célula de barrio del independiente Partido Nacionalista Cubano, expresa que en este Día Internacional de la Mujer, las féminas cubanas de la sociedad civil tendrán un especial seguimiento por la policía política.

"Porque parece que sospechan que de nuestra fuerza de mujer vendrá el cambio en nuestro país y eso les está quitando el sueño".