Cine Independiente - Cine Pendiente: un espacio para “películas malditas” en Cuba

 

El Instituto de Artivismo Hannah Arendt (INSTAR) acogió recientemente un debate de la obra del realizador cubano Ricardo Figueredo, dentro del Ciclo de Directores de la Muestra Cine Independiente- Cine Pendiente, una acción cultural que ocurre el último fin de semana de cada mes en la sede del Instituto.

Esta vez el espacio de INSTAR— con sede en Tejadillo No. 214 entre Aguacate y Compostela, Habana Vieja—, exhibió las películas Despertar, Operación Alfa o Lo que le sucedió a Benito Manso, La Teoría Cubana de la Sociedad Perfecta y La Singular Historia de Juan Sin Nada.

El debate estuvo moderado por la actriz y escritora Lynn Cruz, quien definió la obra de Figueredo como “el contra- noticiero”.

Cruz comentó que Despertar (2011) “provocó la inconformidad y renuncia de Fernando Pérez (uno de los directores cubanos más importantes vivo) a la presidencia de la Muestra Joven ICAIC”. También se refirió otro caso de censura: “La Singular Historia de Juan Sin Nada (2016) fue desprogramada del Festival de Cine de Gibara que dirige el actor Jorge Perugorría”.

En entrevista con ADN CUBA, Lynn consideró que el documental La Teoría Cubana de una Sociedad Perfecta cuestiona una realidad en la que el cubano común se siente representado, algo que falta en los espacios oficiales.

La actriz consideró que el cine de este realizador “registra el resultado de un modelo esperpéntico y huérfano: ‘El hombre nuevo’. Calles descoloridas. Miradas perdidas. Personajes al borde de la desesperación. Jóvenes clamando la ausencia de futuro mientras una madre soltera analiza su vida mediana.

 

 

Las obras de Figueredo no persiguen encajar en festivales (…) Le interesa el cine de contenido social. Tal vez lo hace por irresponsable, desoyendo las consignas, dispuesto a asumir los riesgos”, añadió en una publicación en Facebook.



Una vez que las películas pasan por los festivales y eventos importantes, se engavetan y ahí se quedan olvidadas”, dijo a ADN CUBA, y aseguró que la idea surgió con el objetivo de empezar a reunir a esos cineastas y hacer ciclos de sus películas para “conocernos en el gremio”.

De acuerdo con Lynn, lo que se pretende con estas muestras es propiciar un espacio alternativo “para todas esas películas malditas que ya están de antemano predestinadas a la censura, a la oscuridad, al silencio”.

 

 

Queremos más que todo buen cine; partimos de las ideas de los cineastas de los 60, de los fundadores del ICAIC [Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos], y en particular del manifiesto del cine imperfecto, o cine libre, o nuevo cine”, dijo, y aseguró que buscan “un cine arriesgado no solo en contenido sino también en forma” porque los cineastas se enfrentan a un monopolio de cine internacional en que los europeos y grandes festivales esperan de Latinoamérica “una ventana a donde asomarse y ver un paisaje sin que haya verdades incómodas, sin que haya pasión, sin que haya cuestionamientos políticos”.

Cine Independiente- Cine Pendiente es un intento de generar espacios para las películas rechazadas por la Muestra Joven, el ICAIC, el Festival de Cine de La Habana, el de Gibara. “Son cuatro eventos, no es suficiente”, señaló la actriz.

La consecuencia de no sentirnos representados no hace estar hoy aquí, y nos hace tomar el toro por los cuernos”, dijo.