Skip to main content

Migrantes cubanos varados en Grecia han "comido de la basura" para sobrevivir

Una activista cubana y su familia, varados en Grecia, han comido sobras de la basura para sobrevivir en un país donde no se sienten protegidos

Image
Cubanos varados en Grecia
Radio Televisión Martí | Cubanos varados en Grecia

Actualizado: Fri, 12/02/2022 - 19:53

 

Una activista cubana y su familia, varados en Grecia, han llegado a comer sobras de la basura para sobrevivir en un país en el que no pueden acceder a servicios de salud y donde su condición de migrantes irregulares los pone en peligro.

Idelys de la Caridad Chao Sade, miembro de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) en La Habana, contó a Radio Televisión Martí las vicisitudes que ha vivido desde su salida en 2021 de Cuba hacia Rusia junto a su esposo y sus tres hijos.

“Hemos comido de la basura de los barcos, los extranjeros botan comida, ropa y zapatos y la hemos recogido”, contó desde Atenas.

Chao Sade y su familia vivieron durante nueve meses en Moscú, y de allí emprendieron viaje, con una visa de tránsito para Turquía, y fue procesada por la Agencia de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) hacia Grecia, porque este país pertenece a la Unión Europea. 

En el periplo para llegar a Grecia debieron transitar 78 kilómetros a “campo traviesa” y otros 32 al interior de las ciudades.

“Al ingresar a Grecia fue detenida y enviada junto a su esposo al Centro de Detención Temporal para extranjeros sin papeles de Amigdaleza, al norte de Atenas”. Estando allí, cuenta que hubo un intento de secuestrar a sus hijos.

La disidente expresó no sentirse segura en ese país, pues los índices de adicción a las drogas son altos, existe la xenofobia y “no tiene seguridad para nosotros, menos manteniendo relaciones de negocios con la dictadura”.

Actualmente posee un permiso de residencia que no le permite trabajar hasta dentro de seis meses. Comenzó a trabajar de manera ilegal descargando contenedores y limpiando barcos, pero estas tareas solo le son posibles en verano y le debe dinero a su casero.

Chao Sade ha acudido en cinco ocasiones a la embajada estadounidense en Atenas, pero no ha recibido una respuesta favorable a su situación. 

“Tengo una hija joven y dos hijos menores de edad en peligro y todas las puertas que toco, todas las organizaciones y personas que escribo o voy personalmente me dicen que no nos pueden ayudar, no ven el peligro que corremos”, declaró.

En diciembre de 2021, más de 500 cubanos se encontraban en condición irregular en Grecia y sin una respuesta gubernamental que les proporcionara seguridad como migrantes.

Esa crisis migratoria se dio a conocer a finales de octubre cuando cerca de 120 cubanos quedaron varados en el aeropuerto griego de Zakynthos, cuando las autoridades les impidieron volar hacia otro país europeo y pedir asilo político.