Los cubanos hemos llegado a una suerte de parálisis: director de Tremenda Nota
Maykel González Vivero es el director editorial de Tremenda Nota, revista digital dirigida a las minorías en Cuba.
 

Reproduce este artículo

Maykel González Vivero es el director editorial de Tremenda Nota, revista digital dirigida a las minorías en Cuba. Dice que tenía cierta conciencia de que las personas LGBT no tenían todos los derechos que les correspondían. Y tal vez por eso, el blog “El nictálope”, que escribía sobre temas generales, poco a poco se fue convirtiendo en un sitio para promover los derechos y visibilizar a esas personas y sus problemas.

Habla con pasión, como si temiera dejar fuera alguna idea. En septiembre del 2016 fue despedido “por trabajar con medios de comunicación no estatales”. Él siguió adelante, y es quizá por eso que dice “Estamos en un momento interesante del proceso histórico y social cubano, un momento en el que se están repensando muchas cosas, en el que desde el poder se están repensando muchas cosas”.

Habla de la nación cubana en su más amplio concepto. “Yo, como activista LGBT tengo muchísimas demandas”, dice sereno y firme “no sólo en el ámbito estricto de los derechos del LGBT, porque a mí me parece que todos esos derechos, civiles, políticos, sexuales en este caso, humanos, en última instancia, son interdependientes. Y si uno va a ser un activista consecuente por los derechos del LGBT, inevitablemente tiene que ser un activista también por la libertad de expresión, por la libertad de asociación”.

El pasado 23 de febrero, pocas horas antes de celebrar el referéndum constitucional en Cuba, las autoridades cubanas bloquearon el acceso a Tremenda Nota desde Cuba. 

"Bloquearnos no solo es censura: es racista, misógino, patriarcal", denunció Vivero en su perfil de Facebook.

Maykel recuerda al activista y filósofo español Paco Vidarte, que decía que todas las formas de discriminación están emparentadas. Por eso él siente que todas las luchas por los derechos de todo tipo, civiles, políticos, sexuales, también deben de estar relacionadas y emparentadas.

Se considera “un poco batallador, porque disfruta el escenario de batalla”, porque le gusta sentir “que nos estamos moviendo hacia alguna parte”.

"Con inexplicable retraso, a pocos días del referéndum de la nueva Constitución de Cuba, se publicó un estudio oficial con evidencias estadísticas del respaldo popular a los derechos de las personas LGBTI+", publicó Tremenda Nota en su sitio digital.

Considera que el activismo promovido por el CENESEX es insuficiente, dada la complejidad del momento actual del país.

Recientemente Mariela Castro, directora del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), admitió conocer un estudio oficial sobre el respaldo del pueblo cubano a los derechos de las personas LGTB+, pero no explicó por qué la encuesta fue "desechada en el debate parlamentario donde se postergó la aprobación del matrimonio igualitario por el presunto rechazo de la mayoría de los electores", publicó TN recientemente.

“El problema es” continúa explicando Vivero, “que no puede ser un criterio que excluya la posibilidad de otros activismos que sí han nacido o están naciendo de la sociedad civil”. Y remata sentencioso “Queda eso, hacerse cada vez más visibles. Los cubanos hemos llegado a una suerte de parálisis…ya no estamos educados para la rebeldía.