Médicos cubanos terminan su convenio y parten de Honduras

Unos 25 médicos especialistas de origen cubano que prestaban sus servicios en los hospitales públicos de Honduras, se marchan hoy de regreso a la isla.

Estas brigadas están presentes en más de 60 países, de los cuales solo Honduras, Guatemala y Haití no pagan por este servicio al gobierno cubano.

El presidente de los médicos cubanos, Hugo Almeida, explicó que a primeras horas de hoy los médicos inician su retorno a la isla.

“La señora ministra de Salud nos expresó que desean que exista un nuevo convenio; en el mes de febrero se nos hizo una propuesta y la analizamos y se nos dijo que sería entregada a las autoridades de Cuba, pero hasta la fecha no se ha hecho esa entrega, hasta la fecha de hoy no ha pasado nada”, explicó Almeida.

Ahora las autoridades hondureñas son las encargadas de que este convenio se pueda renovar, y que los galenos retornen nuevamente al país.

Durante su estadía, los doctores cubanos realizaron más de medio millón de cirugías en áreas como oftalmología, pediatría, cardiología y salvaron más de 200,000 vidas.

Todos los galenos regresarán a Cuba en el transcurso de este mes, y en caso de que se renueve el contrato, las brigadas van a continuar y unos 27 especialistas podrían venir a prestar sus servicios a Honduras.

Médicos cubanos han llegado al territorio hondureño desde 1974, cuando ocurrió el huracán Fifí, convenio que se fortaleció con el paso del huracán Mitch en 1998.

Casi 30 millones de consultas han ofrecido los médicos cubanos en Honduras, con un cuarto de millón de posibles vidas salvadas por las intervenciones de los especialistas, cirujanos y pediatras, explicó.

“A pesar de todos nuestros problemas, Cuba ha decidido que solo tres países de América Latina no nos paguen los servicios que los médicos cubanos realizamos. Se trata de Haití, Guatemala y Honduras”, reveló.

Cuba y Honduras firman este convenio cada dos años, la brigada actual realizó sus labores en Tocoa, Tela, Santa Bárbara, Siguatepeque, La Paz, Danlí y Tegucigalpa.

Los galenos reciben un pequeño estipendio por parte del gobierno de Honduras, para sufragar sus gastos de alimentación, en tanto las municipalidades, donde permanecen asumen pagos de vivienda y servicios básicos.