Ministra española de Comercio y Turismo pide que Cuba garantice pago de deuda

El monto de lo adeudado a empresarios españoles asciende a casi 300 millones de euros.
Ministra española de Comercio y Turismo pide que Cuba garantice pago de deuda
 

Reproduce este artículo

El Gobierno cubano reconvertirá en inversiones 375 millones de euros de deuda con España, país que está preocupado por el impago de otros 300 millones que la Isla debe a empresas ibéricas, dijo este lunes la ministra española de Industria, Comercio Exterior y Turismo, María Reyes Maroto.

"El fondo contravalor que se va a activar por 375 millones de euros es una buena noticia que va a permitir seguir desarrollando inversiones de empresas españolas en Cuba y reforzando sus lazos", dijo la ministra en una conferencia de prensa en La Habana, según AFP.

El anuncio ocurre en momentos en que Estados Unidos arrecia el embargo económico, y mientras la Unión Europea se convierte en el mayor socio comercial de la Isla.

A través de un programa de conversión de deuda, parte del dinero que tiene pendiente de pago Cuba a España, se destina a proyectos de inversión que faciliten el desempeño básicamente de las empresas españolas con presencia en la Isla.

Cuba ya convirtió exitosamente 40 millones de euros de deuda con España en 16 proyectos que facilitaron las operaciones de empresas españolas de envases y embalajes, fabricación de ron, construcción, sistema ferroviario, perfumería, entre otros, tras un convenio firmado en 2015.

Este que entra ahora en vigencia fue suscrito en 2016 y se activa porque el anterior ya fue gastado en su totalidad, según aclaró la ministra.

La visita de la ministra a Cuba forma parte de las actividades por la Feria Internacional de Turismo que se realiza esta semana en la Isla.

Maroto también se reunió con 120 empresarios españoles, la mayoría de ellos presentes en Cuba en rubros del turismo e industria, a los que dijo que el Gobierno español está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias en la defensa de los “legítimos intereses” de las compañías que han apostado por Cuba, aunque ello implique que se desate una guerra comercial entre la Unión Europea y EEUU, escenario que espera que no se produzca.

“Indudablemente, eso no conviene a nadie. Pero desde España activaremos en la UE los diferentes mecanismos de protección que existen y tomaremos todas las medidas que sean necesarias para garantizar estos intereses”, afirmó, incluyendo una posible demanda ante la OMC y el acuerdo de bloqueo previsto en la legislación europea como antídoto a la ley Helms-Burton.