Pablo Lyle consigue postergar otra vez su juicio tras causar la muerte de un cubano

El actor pidió otros dos meses, los cuales le fueron concedidos por una jueza en Miami
Pablo Lyle
 

Reproduce este artículo

El actor mexicano Pablo Lyle consiguió postergar por tercera ocasión su juicio por causar la muerte a un cubano en Miami, luego de un incidente vehicular donde ambos estuvieron involucrados.

Según una nota de prensa, en una corta audiencia virtual en la que Lyle estuvo conectado por Zoom, la jueza Marlene Fernandez-Karavetsos fijó para el 22 de julio la próxima audiencia. En la misma se volverá a preguntar a ambas partes si están listas para el inicio de juicio, que programó tentativamente para el venidero, 2 de agosto.

“La defensa no está lista. Hemos terminado con varias declaraciones. Tenemos algunas pendientes (…) Vamos a pedir una postergación”, dijeron desde el lado del actor mexicano que vive junto a su hermana en Miami, pero sin permiso de trabajo.

Un poco antes la fiscal Eileen Keeley, por parte de la víctima, había dicho a la jueza que ellos sí estaban preparados para el inicio del juicio, pero que aceptaban posponerlo “para ser justos con la defensa”. Supuestamente la excusa de la defensa es que quieren llamar a un testigo que no está disponible.

El juicio había sido inicialmente pactado para febrero, pero también ante un pedido de Lyle, la jueza accedió a aplazarlo. El proceso judicial se inició en abril de 2019, días después de la pelea a finales de marzo de ese año, que provocó el enfrentamiento judicial.

Desde entonces, el actor de la telenovela mexicana “Mi adorable maldición” y la serie de Netflix “Yankee”, lleva un monitor GPS en el tobillo que les permite a las autoridades saber dónde está a todas horas.

La pelea tras un incidente vehicular sucedió cuando el cuñado de Lyle trasladaba al actor, su esposa y dos hijos al Aeropuerto de Miami y se cruzaron con el automóvil de Juan Ricardo Hernández, un cubano de 63 años que residía en esa ciudad.

Según imágenes de videos de seguridad, Hernández bajó de su automóvil en un semáforo en rojo y se acercó a la ventanilla del vehículo de Lyle para reclamarle algo. El cuñado del actor se bajó del auto a discutir con el cubano, pero regresó rápidamente al coche.

Lyle, que estaba en el asiento del acompañante, bajó entonces del mismo, corrió hacia el cubano y lo golpeó con sus puños en la cara. Hernández quedó solo tirado en el piso y el vehículo de Lyle se alejó con todos sus ocupantes. Horas después el actor fue detenido en el aeropuerto.

Cuatro días después de la pelea, Hernández, falleció en un hospital por una lesión en el cerebro causada por los golpes. Lyle alega que lo golpeó en defensa propia, porque temía que el cubano les atacara con un arma.