Descemer Bueno se presenta en Caso Cerrado

El cantante Descemer Bueno se presentó en el programa Caso Cerrado con la Dra. Ana María Polo durante la demanda que le hicieran un dúo musical de niños.
El famoso cantante cubano Descemer Bueno se presentó en una nueva temporada del programa Caso Cerrado,
 

Reproduce este artículo

El cantante cubano Descemer Bueno se presentó en una nueva temporada del programa Caso Cerrado, programa que conduce la famosa abogada y presentadora Dra. Ana María Polo para el canal Telemundo.

Mediante la cuenta de Instagram del programa, se hizo la invitación a los televidentes a no perderse los casos que se presentarían. Dicho show  comenzaría esta temporada con la presencia del cantante.

Entre los casos que se debatieron durante el programa, estaba el de una pareja de niños que tenían la intención de convertirse en artistas y formar un dúo musical; sin embargo, la madre de uno de ellos se niega a esta posibilidad negándose a firmar un contrato para un show de televisión que los lance al estrellato.

Samuel y Cris son un dúo musical de niños que demandan a la madre de Samuel porque no quiere firmar el contrato de un show de televisión que les puede abrir las puertas al éxito. Los niños tienen tan solo tienen 10 y 11 años, por lo que la mamá de Samuel se opone rotundamente, primero quiere que se eduque y vaya al colegio.

La Dra. Polo quiso que el cantante estuviese en el programa para mostrarle a los pequeños cómo podría ser el camino hacia la fama y llegar a este con humildad, esfuerzo y dedicación sin perder la esencia como gran ser humano.

La doctora Polo reconoció el trabajo del cantante como artista y educador y le dedicó unas hermosas palabras de halagos para presentarlo y recibirlo. Descemer a petición de la anfitriona del programa, le dio algunos consejos a los niños sobre como hacer para saber cómo alcanzar sus sueños, a lo que el artista añadió la importancia de la educación para poder superarse en la vida.

Descemer Bueno y la Dra. Ana Maria Polo interpretaron "Preciosa", una hermosa pero triste canción, que le recordó al músico la espera del nacimiento de su hija cuando la mamá de la bebé decidió abortarlo sin consultarlo cuando tenía cinco meses de embarazo.