“Refugio a terroristas confesos”: Colombia explica su voto de abstención en la ONU

Un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, publicado este jueves en el sitio oficial de la cancillería de ese país, explica las razones que llevaron a Bogotá a emitir un voto de abstención en la tradicional votación de la resolución que presenta cada año Cuba contra el embargo estadounidense en la ONU.

Según el documento el voto de abstención significa “una manifestación política de rechazo a la actitud hostil de Cuba hacia Colombia”.

El país caribeño somete cada a votación año ante la Asamblea General de las Naciones Unidas la resolución titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, y Colombia tradicionalmente ha votado a favor de la resolución.  

Sin embargo, el país sudamericano considera que las relaciones bilaterales se han deteriorado, y señala algunas de las razones que soportan su actual postura:

En primer lugar el comunicado señala “el refugio a terroristas colombianos confesos en territorio cubano”. Las autoridades cubanas han hecho caso omiso a los pedidos de Colombia de que extraditen a los terroristas “para su sometimiento a las investigaciones y procesos judiciales correspondientes”.

Con esta actitud, considerada hostil por el ejecutivo colombiano, Cuba estaría desconociendo “las circulares rojas de Interpol” que obligan al país a entregar a los ciudadanos requeridos por la ley en Colombia “para que respondan por los crímenes cometidos”, y también las solicitudes de extradición, emitidas por jueces colombianos contra ciudadanos condenados por “delitos gravísimos como la atroz masacre de Machuca”.

Además, la cancillería colombiana asegura que con su voto quiso dejar claro que rechaza el apoyo de Cuba “al régimen tiránico y dictatorial de Nicolás Maduro”, y consideró que el mandatario venezolano y su gobierno representan “una amenaza a la seguridad nacional y regional”.

 

 

“La participación del régimen cubano en intentos desestabilizadores a varios gobiernos de la región” fue otro factor que condicionó el voto de Bogotá contra la resolución cubana.

En el comunicado Colombia  declara su compromiso con “el respeto a la soberanía, la no injerencia en los asuntos internos de otros países, el respeto a la independencia política y el cumplimiento irrestricto de las normas del derecho internacional”, y asegura haber actuado en virtud de “las realidades antes mencionadas”.

En la votación de este 7 de noviembre, la resolución presentada por Cuba recibió el respaldo de 187 países. Tres países votaron en contra: Estados Unidos, Israel y Brasil; y otros dos se abstuvieron: Ucrania y Colombia.

La mayor diferencia en la jornada política la marcó Brasil, quien tradicionalmente había votado a favor de la resolución, pero esta vez cambió radicalmente su posición ante las diferencias entre el régimen de La Habana y el gobierno de Jair Bolsonaro.

Al conocer las novedades de la votación y sobre todo el cambio en dos de las posturas en la región, el Presidente de Cuba,  Miguel Díaz-Canel, llamó “lacayos” a los gobiernos que no votaron a favor de su resolución.

“Gobiernos lacayos muestran dónde están sus afinidades. Y están solos junto al imperio. Votar contra Cuba es votar por continuidad del genocidio”, escribió en Twitter.