Wilfredo León: el Cristiano Ronaldo del Voleibol

El santiaguero, atacante externo del club italiano Sir Safety Perugia y de la selección nacional de Polonia, dijo que es “una buena comparación” cuando escucha que lo identifican con “CR7”
 

Reproduce este artículo

Considerado por muchos el mejor jugador de voleibol del mundo, el cubano Wilfredo León se mostró agradecido al ser calificado como “el Cristiano Ronaldo de la malla alta”.

La última entrevista desde su confinamiento en su casa en Varsovia se la concedió al Canal Olímpico, un medio de difusión creado por el Comité Olímpico Internacional.

El santiaguero, atacante externo del club italiano Sir Safety Perugia y de la selección nacional de Polonia, dijo que es “una buena comparación” cuando escucha que lo identifican con “CR7”, cinco veces ganador del Balón de Oro.

Me alegra que se reconozca todo el trabajo que he realizado dentro y fuera de la cancha. Esto me motiva a continuar haciendo mi mejor esfuerzo” dijo.

“No sé mucho sobre su vida privada y solo lo sigo como atleta”, comentó sobre “CR7” el cubano conocido en la Isla como el “Rey León” antes de desmarcarse del sistema estatal deportivo.

“He leído que es muy estricto con respecto a su tiempo para dormir y su ingesta de alimentos. Diría que me gusta tener más libertad y no me impongo muchas restricciones. Me siento más ‘liberal’, lo que no significa que no sea profesional”, afirmó León, de 26 años, sobre el famoso futbolista portugués.

Pesquisas han confirmado que Cristiano puede saltar hasta 2.65 metros al golpear con su cabeza mientras León ha llegado a 3.74 metros con su mano. “Si se trata de tocar algo alto, yo ganaría. Si se mide el salto desde el suelo, creo que seríamos similares”, respondió el cubano, de 2.03 metros. Cristiano tiene 1.88.

Al margen de estas mediciones León ha igualado oficialmente el saque más potente en poder del italo-ruso Ivan Zaytsev de 134 km/h, aunque afirma que en entrenamientos ha llegado hasta 136 km/h.


León debutó a los 14 años en el equipo nacional cubano y fue su capitán más joven a los 17. Logró plata en el Mundial de Italia en 2010 y bronce en la Liga Mundial de 2012,  junto a otros de sus compañeros que pasarían a formar parte de la “legión extranjera” del voleibol cubano.

En 2012, León dejó Cuba aprovechando además la eliminación de varias restricciones migratorias y se unió al Zenit Kazan en Rusia. En 2015, recibió la ciudadanía polaca e hizo su debut para su nuevo país en 2019, y ganó el bronce en el Campeonato Europeo y plata en la Copa Mundial.

Ha ganado cuatro veces la Liga de Clubes Campeones y en dos ocasiones ha sido seleccionado el jugador más valioso.

En la entrevista León dijo que las penurias en el entrenamiento y su aspiración de elevar su nivel determinaron su decisión de dejar el equipo cubano.


Recordó que en el Centro Nacional del Alto Rendimiento en La Habana “hubo un momento en que cada vez que necesitaba un poco de agua para lavarme, tenía que cargar un cubo desde el cuarto piso hasta un estanque y así varias veces. No era fácil después de una intensa sesión de entrenamiento de al menos tres horas”.

“Las sesiones eran realmente exigentes. A veces trabajábamos duro ocho horas al día y no obteníamos suficientes calorías por jornada para un atleta. Además, cuando tenía 16-17 años tuve una lesión en el hombro y necesitaba un tratamiento adecuado para evitar una cirugía que hubiera sido mala para mí. No recibí ese tratamiento en Cuba ya que todos decían que tenía que seguir jugando”, señaló.

“Hubo una mezcla de razones, incluido el hecho de que mi esposa, mi novia en ese momento, es polaca y no podía verla fuera de Cuba. No pude continuar con esas condiciones”. Fruto de ese matrimonio el cubano tiene hoy dos pequeños hijos.

León estará en sus primeros Juegos Olímpicos no con Cuba sino con Polonia.“En 2021 iremos a Tokio a luchar por el oro”, aseguró. En Tokio estarán varios voleibolistas cubanos con otros países.

No estarán las selecciones de Cuba, de hombres y mujeres, como reflejo de la prolongada crisis que atraviesa ese deporte en la isla.

Recomendaciones