Voleibolista cubana sale de Rusia por racismo

La atleta cubana Montalvo abandonará ese país luego que un entrenador rival la llamara “mona”
Voliebolista cubana
 

Reproduce este artículo

La jugadora de voleibol cubana, Ailama Cese Montalvo, abandonó el club ruso “Uralochka de Yekaterimburgo” al término de la temporada, tras un caso de racismo en su contra. Un entrenador rival la llamó “mona”.

"La temporada ha acabado y me llevo solo lo mejor de cada uno de ustedes a lo largo de estas tres temporadas, o mejor dicho, dos temporadas y un mes por la que estuve ausente debido a la lesión. Gracias por la oportunidad de jugar para este gran club", dijo en su mensaje de despedida en las redes sociales.

La marcha de la jugadora cubana la confirmó la directiva del club de los Urales, según informaron medios locales. El lamentable caso de racismo lo contó ella misma en sus redes sociales.

“Estando en la cena de celebración con mis compañeras, entrenadores y personal del club, recibo un mensaje de un fan donde me muestra una foto en la que dice que soy víctima de racismo en la final de la Superliga rusa”, empezó diciendo.

La rematadora explicó que leyó detenidamente “lo que escribían ahí y los videos donde se escuchan claramente las palabras que expresó el entrenador principal del equipo Lokomotiv sobre mi persona”.

“Solo puedo decir que yo en lo personal no tengo ningún problema con esto, incluso con el él, que se atrevió a faltarme el respeto. Yo sé quién soy, me gusta mi color y estoy orgullosa de llevarlo en mi piel. No me avergüenzo de ello”, añadió en su Instagram.

“No me afectan en absoluto las palabras que expresó contra mí porque el problema lo tiene el cómo persona, que no puede controlar su ego insaciable, que para lograr un resultado tenga que ofender a alguien, eso únicamente demuestra los pocos valores que tiene y su falta de ética profesional”, siguió diciendo.

Cese Montalvo expresó que se quedaba “con la satisfacción de que incluso siendo ofendida por este señor, no pudo lograr que me viniera abajo, ni que yo dejara de hacer mi trabajo, ni detenerme en el partido”.

“Estoy feliz por lo que he logrado hasta el día de hoy y por la persona que soy justo por momentos como estos que en lugar de causar sentimientos desagradables en mí, los tomo como oportunidades para mi crecimiento personal. Yo le gané en esa final mentalmente y hoy con este escrito lo vuelvo a hacer porque sé que me ha crecido el corazón al no devolver odio a quien odio me envió”, concluyó.

El incidente se produjo durante un tiempo pedido por el técnico del Lokomotiv de Kaliningrado, Andréi Voronkov, quien le dijo a una de sus jugadoras: "¿Por qué no bloqueas a esa mona?". La frase fue captada en directo por las cámaras de televisión, lo que provocó un escándalo. El técnico no se ha disculpado hasta el momento.